Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Sí, sí, lo sabemos, lo decimos todos los años. Es la mejor oportunidad de crear y disfrutar de videojuegos de temática LGBTQ+. Cualquier persona interesada en el desarrollo de videojuegos que quiera crear una nueva pieza no lo va a tener más fácil ya que va a estar arropada por una comunidad dispuesta a formar equipos y con metas similares. El entorno es un espacio seguro perfectamente curado para la creación de nuevas experiencias. Cada juego será una pequeña joya que no podríamos disfrutar de ninguna otra manera debido al funcionamiento de la industria. Y encima es gratis.

De verdad, lo sabemos.

Pero eso no quita que todos los años decenas de creadores y talentos, jóvenes y veteranos, se reúnan junto a una hoguera arcoíris para hacer algo con esa falta de representación tremenda que sufre la comunidad en la industria del videojuego. Lo que, consecuentemente, convierte informar del evento en nuestro deber, no sólo para profesionales de todos los niveles, sino para los que pasamos una sed importante de contenido queer (especialmente videojuegos LGBTQ+) y recibimos esta Jam como agua de mayo.

videojuegos lgbtq assassins creed valhalla
“¿Vas a montarle un templo a Odín?”
“No.”
“¿Y este monolito?”

¿Qué es la Rainbow Game Jam?

Una Game Jam es un evento que nos anima a hacer un videojuego dentro de unos límites predeterminados. El más importante, por supuesto, es que sólo disponemos del tiempo que dure el evento para desarrollarlo, y que debemos ceñirnos a una temática que se revela al inicio de la Jam. Aunque existen Jam de todas las duraciones (desde una hora hasta un mes, o más), la Rainbow Game Jam tiene una duración de quince días. Parecen muchos, pero no os engañéis: no lo son.

Lo que caracteriza a la Rainbow Game Jam es que su temática y entorno son LGBTQ+ friendly. Eso significa que, además del tema que se revelará en su momento, el juego deberá estar libre de todo tipo de discriminación por cualquier motivo. Además, nos animan a celebrar la identidad, el amor, la vida, el género y la sexualidad. La Jam empieza el 15 de agosto y en la web oficial ponen a nuestra disposición diversas formas de implicarnos y sacar adelante nuevos proyectos.

Pero, ¿y si yo no sé programar?

En 2020 no hace falta saber programar para colaborar en un desarrollo. Si tienes dotes artísticas, organizativas o te gusta recurrir a motores que no requieren de programación es posible colaborar para sacar adelante una experiencia fresca y novedosa. En Gaymer.es nunca hemos entendido el sambenito que se pone a los que usan Game Maker, RPG Maker, Ren’Py…

Sin embargo, hemos querido traeros una buena lista de recursos para que podáis aprender a hacer vuestros propios videojuegos LGBTQ+.

  • Unity Learn tiene vídeos gratuitos y una plataforma donde pueden aprenderse todos los entresijos del motor. No es la forma más cercana ni personalizada, pero es gratuita y no hay nada más oficial. Su contrapartida en Unreal es Unreal Online Learning.
  • Udemy y otras plataformas de educación online tienen diferentes cursos en los que se puede aprender de una forma estructurada. Además no es difícil encontrarse cursos y libros en Humble Bundle.
  • Tampoco es difícil encontrarse cursos, en ocasiones, subvencionados, para aprender lo básico del desarrollo de videojuegos. Si sois de Sevilla y tenéis un calor especial, tenéis esto.
  • Por supuesto, la mejor solución es una formación especializada. Por ejemplo, Aula Arcade, de Sevilla, tiene este año una modalidad 100% online que permite que personas de cualquier parte del país se formen en varios ámbitos del desarrollo de videojuegos.
  • No os recomendamos mucho el uso exclusivo de libros si no es el método preferido tras haber probado otros. Al final se acaban quedando en la estantería sin una práctica y consulta constantes.

Desde Gaymer.es os animamos con todas nuestras fuerzas a participar y crear vuestros propios videojuegos LGBTQ+. No sólo hacen falta más que nunca, dada la coyuntura actual, sino que nunca se sabe cuál de nuestras historias será la que equilibre la balanza para ese alguien que no hace más que ver odio e intolerancia (y sí, te estamos mirando a ti, jotacá).

JOTACÁ