Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La carismática pareja gay super-heroica de Marvel compuesta por Hulkling y Wiccan han acabado casandose en el cuarto numero de la serie “Empyre”.

Las campanas de boda han sonado de nuevo en Marvel pero esta vez con una fuerza diferente, y no es para menos. Los dos jóvenes vengadores Wiccan y Hulkling se acabaron dando ese “si, quiero” que tan importante es aunque pueda no parecerlo. Esta es la segunda boda LGBTQ+ de todo Marvel, si bien X-Men ya se adelantó en 2004 con la boda de Northstar y su pareja Kyle Jinadu. Diferente esta vez tratándose de dos héroes y no héroe y civil.

Creo que primero es importante ubicarse y remontarnos al momento de creación de estos dos personajes y sus respectivos compañeros de viñeta. Y es que cuando el equipo creativo de “Jóvenes Vengadores”  empezó a crear a sus personajes en 2005, calculó claramente que solo había una chica (o dos como mucho) heterosexual entre la remesa de personajes. Es en el segundo volumen de historias de este variopinto grupo de súper-heroes cuando inciden en este hecho y resulta que tenemos a América Chavez, una chica bisexual con súper-fuerza, Prodigio, un ex-mutante también bisexual o por ejemplo Wiccan y Hulkling, dos jovenes gays presentados como tal desde su primera aparición.

Ni un hetero fue encontrado.

Super Heroes LGBTQ en Marvel

Claramente, quizás es que Marvel haya hecho un “we did it guys, we solved gay” quizas lo haya pretendido pero el efecto sigue ahí. Lo que resultó desde la creación y concepción de estos personajes fue una nueva cara en el prisma super-heroico. Que se podía ser gay, hijo de Bruja Escarlata y tener un novio hijo de un súper-heroe todopoderoso como el anterior Capitán Marvel. Todo esto, dentro de esa narrativa del comic que mezcla una ficción fantástica pero que nos acercó a muchos (yo me incluyo el primero) a poder leer las aventuras de dos novios que se convirtieron en “fan-favorite” desde su creación. Aparte del resto de compañeros que su identidad LGBTQ+ sigue ahí muy presente.

Siempre he dicho que las bodas en Marvel me han aburrido un poco, son eventos que me han sabido a poco por lo general. Pero ver a dos de mis personajes favoritos, por ser dos súper-heroes con reconocimiento fuera del cómic, la identidad de ambos, casarse y mostrar en el mundo del comic que si existe esa posibilidad de felicidad para personajes LGBTQ+ me deja súper feliz una semana por lo menos. Ahora toca traer de vuelta a Destino, la anterior novia de Mística y darnos la boda que nos merecemos desde hace años.

Artículos Relacionados