Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Chimeric Violet mezcla el terror y el homoerótismo explícito, teniendo un gran fuerte componente narrativo.

La Alquimia. Una materia que pretendía estudiar los fenómenos químicos que componían el universo. Buscaba crear maravillas como el elixir de la vida o la piedra filosofal, algo con lo que, sin duda, nos hubiéramos convertido en dioses. A pesar de que a día de hoy sabemos que sus objetivos eran imposibles, y que llevamos sin practicarla desde principios el siglo XVIII, esta protociencia está muy presente en nuestras vidas gracias a la cultura pop y el entretenimiento audiovisual. Ya sea en películas, series, anime, manga, videojuegos o libros, en algún momento de nuestra vida nos hemos topado con una historia que giraba en torno a la Alquimia.

Pero teniendo en cuenta que, si las bases de la Alquimia fueran ciertas y pudiéramos tener el poder de un dios en nuestras manos, ¿no sería algo a lo que tener miedo? No nos podemos olvidar de que esta materia no solo buscaba transmutar metales, sino que también almas, y de ahí llegamos al fenómeno del quimerismo, cuando en un solo ser habita más de un individuo.

Esto es una de las cosas que más llamativas de Chimeric Violet. ¿La otra? Que es una mezcla de visual novel con elementos RPG, salteado con una alta dosis de homoerótica gay al estilo bara.

El desarrollo de Chimeric Violet comenzó en 2018, pero la versión final no llegó hasta el 8 de julio de 2019 así que, ¿qué mejor momento para hablar de Chimeric Violet que durante el mes de su primer aniversario?

La historia nos pone en la piel de Iustirho, un mercenario al que se le encomienda la tarea de detener una conspiración para matar al gobernador de Gulkea. Aquí entra en juego otro de los personajes más importantes de Chimeric Violet, Zasaroja, quien lidera la conspiración y es además una alquimista. Le quedan pocos meses para vivir, está en las últimas y lo sabe, así que no puede hacer nada durante el encuentro contra Iustirho.

Pero Iustirho vuelve a encontrarse con la mujer a la que creía muerta.

Y esta vez no está sola.

Vigila las llamas violetas, porque las Chimera se están acercando.

A diferencia de muchos otros juegos eróticos, donde la historia solo es una excusa para llegar a las escenas sexuales, en Chimeric Violet es un elemento sólido, que se sustenta por sí mismo sin la necesidad de estos encuentros. De todas formas, si nos lanzamos de cabeza al juego sin haber leído antes nada acerca de él, es muy difícil seguir el argumento por varios motivos. El primero de ellos, es porque está dando por hecho que conoces a los personajes y su setting. Durante su desarrollo se estuvieron compartiendo fichas de personaje con una increíble cantidad de información acerca de cada uno de ellos. Algunos datos son irrelevantes para la historia, pero muchos de ellos nos explican cuál es el papel de cada personaje, y lo más importante, cómo se conectan entre sí para dar vida a Chimeric Violet. En el juego, esta información no aparece en ninguna parte, y más de una vez se puede echar en falta un glosario.

El segundo motivo es que la historia se desarrolla en un mundo de fantasía, y como tal todos los nombres son inventados, pero tienen el agravante de que son largos y difíciles de pronunciar, así que es muy fácil olvidarse de ellos. Puede parecer una tontería, pero Chimeric Violet es un juego con una gran cantidad de personajes que están continuamente moviendo la historia. Si no sabes situar a uno de ellos, a la larga sus decisiones pueden parecer confusas o contradictorias.

De todas formas, una de las cosas que más disfruté de la historia, y por las que creo que más vale la pena, fueron las Chimera. No quiero destripar a nadie las sorpresas que esconden estos monstruos, pero todo lo que necesitas saber de ellos lo encontrarás en el juego.

Y hablando de las Chimera, vamos al tema por el que probablemente estés leyendo este texto. ¿Cómo se pueden mezclar dos géneros tan incompatibles como el terror y el bara? ¿Es este uno de esos juegos?

Si lo tuyo no es el sexo con monstruos, no te preocupes, porque Chimeric Violet ha sido muy inteligente en ese aspecto. En los encuentros con las Chimera, a excepción de dos que son humanoides, al resto no las vamos a ver nunca en la CG, solo a Iustirho y a su increíble porte. En este aspecto, las Chimera son usadas para aportar más variedad a los encuentros, como los tan conocidos tentáculos.

De todas formas, estos encuentros con las Chimera son una pequeña porción de las casi sesenta CGs que vamos a encontrar en Chimeric Violet. Iustirho también tendrá escenas en solitario y con otros personajes humanos, incluso habrá veces en las que ni siquiera participe.

Otra cosa que me gustaría comentar acerca de las escenas sexuales es su narrativa. Por lo general, nunca es uno de los puntos fuertes de una visual novel erótica, pero en Chimeric Violet encontramos la excepción. No olvidemos que estamos también ante un juego de terror, así que, en vez de enseñarnos la CG al completo del encuentro sexual, nos la va enseñando poco a poco, señalando puntos específicos y variando la iluminación de la imagen, con lo que consigue transmitir muy bien la tensión que siente Iustirho en estos encuentros.

Dejando de lado los encuentros sexuales, me gustaría hablar ahora de los elementos RPG que encontramos en Chimeric Violet. Si no eres fan del género, no te preocupes, sirve más como elemento narrativo que como mecánica como tal, pero sí que tendremos que librar combates y, otra vez, encontramos el mismo problema que en la historia: los nombres y su falta de presentación. A pesar de ser un RPG, su funcionamiento es muy distinto al que estamos acostumbrados a encontrar. Disponemos de tres medidores, uno de vida (HP) y otros dos que sigo sin saber qué significan sus siglas SP y ST. El medidor de SP lo usaremos para activar habilidades, aunque a diferencia de otros RPGs, este medidor siempre estará vacío al principio del combate, y se irá rellenando a medida que ataquemos o nos ataquen. Por otro lado, está el medidor de ST, que activa otras habilidades distintas a las del medidor SP, más enfocadas en curar puntos de vida o causar estados perjudiciales.

Si leer esto se te ha hecho un mundo, no te preocupes, el juego cuenta también con un modo automático y, por lo general, la mayoría de combates son asequibles.

Por último, pero no menos importante, quería hacer una mención especial a la banda sonora. Todas y cada una de las pistas que la componen son un verdadero placer para el oído, y captan a la perfección la esencia de los escenarios de Chimeric Violet. Esto no es de extrañar, ya que el compositor es también el creador del juego, así que tenía claro lo que quería transmitir con la música.

A pesar de sus fallos en la ejecución, sobre todo a nivel de historia y personajes, Chimeric Violet es un título que he disfrutado mucho, pero que me es difícil de recomendar por ser tan especial. No puedo utilizar la típica ecuación de “si te gustó x te gustará Chimeric Violet” porque no hay nada que se le parezca. Lo que sí puedo decir es que el juego es completamente gratuito y sabes enseguida si te hace click o no.

Vigila las llamas violetas, porque las Chimera se están acercando, ¿pero escaparás de ellas o irás a su encuentro?

Artículos Relacionados