Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

En este artículo, analizaré el manga “Mi querido Himejima”, y explicaré lo dañina que puede ser su trama para las personas trans.

Primero que todo, no tenemos nada en contra de la editorial Babylon, este análisis se ha hecho de forma objetiva. Deseamos seguir viendo obras mejores de esta editorial y esperamos seguir leyendo sus futuros proyectos. Bien, ahora, vamos al análisis.

Una historia fría

Voy a ser sincera, tengo ciertas dudas con este manga, y es porque tiene grandes fallos, sobre todo en algo que debería ser primordial y es en su trama, me ha dejado bastante fria. La historia del chico que se viste de mujer para aprovecharse de sus compañeros de clase puede dejar bastante mal sobre todo a algunas personas trans, y puede hacer sentir mal a este colectivo.

Un punto bueno es el dibujo tan limpio y bien acabado, con una composición de viñetas excelentes, y un trazado más que precioso y unos brillos muy bonitos. De los dibujos más bonitos que he visto. Si querían traer una obra por su dibujo, es un buen punto a relucir.

Hay mejores opciones

También hay que recordar que Babylon es nueva en esto de la manga seguramente, tendrán algún mangañol mejor que esto a la hora de comprar. Teniendo buenos mangas LGTB como Chanprin, Windrose o Susurro de Besos de autores patrios. Hay mejores compras que este manga a la hora que dar una oportunidad a esta editorial.

Las personas trans, ya lo pasamos suficiente mal para que nos digan en el 90% de los animes que somos hombres vestidos de mujer, o incluso que hablen del término trap o trapito y se nos sexualice como un fetiche, es algo totalmente asqueroso y falso. Un término nocivo dentro del colectivo trans que debe ser borrado de inmediato.

Para las próximas licencias esperamos que miren mejor el argumento de éstas, y no sean nada dañinas para ningún colectivo. Probablemente no era la intención de Babylon, y seguro que de todo se aprende, especialmente de nuevas licencias.

Pros y contras:

Lo mejor: El dibujo, su limpieza y su composición en viñetas.

Lo peor: Su historia dañinamente mala.

Artículos Relacionados