Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

De esto que yo estoy en mi casa tranquilito, sosegado y relajadito, cuando el maravilloso de Nekouji me irrumpe para iluminar mi existencia con esta maravilla: “The Missing:  J.J. Macfield and the island of memories”.

“Tia es que tienes que jugar a esto porque tiene tantas cosas con las que vas a PETAR…” Yo, ignorante de este título, decidí jugarlo sin tener ni IDEA de a que me estaba enfrentando y realmente es lo que más recomiendo a todo el mundo que quiera jugar a esto, jugarlo sin ningún tipo de conocimiento sobre él, pero como soy una persona muy especialita, os quiero dar una mini-recomendacion de este juego, libre de spoilers, para que os pique mas el gusanillo de querer meterle mano.

Una premisa relampagueante

Este juego nos cuenta la historia de dos “amigas” (KAMIGA?) que deciden irse juntas a pasar el finde a una isla de la mano de Dios. En lo que pasa el tiempo, ellas que también son unas chicas fetén, no miran el tiempo y les cae una tormentita un poquito grande y aquí es cuando una de las dos ”””amigas””” (que no se note que no quiero dar énfasis en que son AMIGAS) desaparece y pues su otra ”””amiga””” claro está va a buscarla. Entre otras cosas desde un principio ya se puede ir descubriendo que el juego va mas de puzles que de acción, debemos utilizar los ingenios de nuestra protagonista, Jackie Jameson (J.J. para los colegas) para ir desenredándonos por la trama. Todo eso también unido con el objetivo de conseguir unos donuts que nos darán tanto contenido especial, como conversaciones con el entorno de J.J. y Emily (La otra “amiga”)

¿KAMIGA?

Serving body-ody-ody horror

A medida que avanzamos, nos dan el don de regenerar nuestro cuerpo, algo que el juego utilizara en forma de mecánica para utilizar nuestras partes del cuerpo en nuestro favor. Puede que necesitemos amputarnos el brazo para tirar una cuerda o quemarnos para quemar unas enredaderas de nuestro alrededor, etc. Aquí es cuando entra la verdadera mecánica del juego, el rompernos la cabeza (literalmente) para saber como superar los retos que nos presentan de una manera o de otra. Todo esto se acompaña con la estética conseguida con el uso de imágenes y fotos reales en blanco y negro (Ejemplificado con animes como “Monogatari series”) que dan un toque turbio al asunto y nos sumergen en una historia que engancha y da un poquitín de yu-yu.

Voy con mi “amiga” a pasar el finde a una isla y consigo el don de ser inmortal (sale mal) (no clickbait)

La “gracia” de este juego

A mí personalmente, ya me llamó el juego por el concepto del body horror y la estética, pero realmente la razón por lo que os lo recomiendo, es por la visibilización de varios temas que representa. Entre ellos obviando el tema “amigas” avanzada ya la historia, descubrimos que nuestra madre es un poquito LGBTQ-foba y esto a nuestra protagonista, la sume en una serie de recuerdos y de conversaciones en las que más de uno nos sentiremos tristemente identificados. También os diré como última pista que el juego guarda temas como el “self-harm” y el bullying por lo tanto, es un título digno tanto a nivel de historia y representación como de jugabilidad y mecánicas.

Os recomiendo muchísimo este juego, si tenéis un día aburrido y queréis descubrir algo nuevo y fresco, dadle una oportunidad por que realmente, es maravilloso. (Lo podéis encontrar en PC, PS4, XBOX y Switch).

Retro Hell

A ratos me creo artista o algo. Soy esa persona que no se cambia el equpo porque me queda mejor que el nuevo que me da más stats. Bruja de Umbra.

Artículos Relacionados