Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Navidad, qué bella época

Como a lo mejor los más perspicaces entre nosotros habrán visto, la temporada navideña ha cesado de reptar incansablemente hacia nosotros para devorarnos con sus ponzoñosas fauces infectadas de un supuesto espíritu tan real como las posibilidades de que Shenmue 3 acabe siendo un juego satisfactorio.*

Estas fiestas se promocionan como la época perfecta para estar de jolgorio con la familia, la pareja, los amigos… pero no hay que ser particularmente inteligente para recordar a los que están carentes de ello. A los que no tienen familia, o han sido repudiados. A los abandonados, los marginados por su identidad. En general, a los que ven El Grinch y esperan que gane él.

The Rainbow Cards Project

The Rainbow Cards Project es un intento de alcanzar a los que hemos aprendido a silenciar la soledad. En esencia, tiene una base de datos en la que podemos inscribirnos para recibir tarjetas que desconocidos de todas partes del mundo puedan enviarnos y ayudarnos a sentir la calidez interior tan necesitada a día de hoy. Así podemos elegir entre escribir, recibir, ayudar (económicamente o mediante promoción) o todo a la vez.

Este es Gámbito y tiene una tarjeta para tí

Cómo funciona The Rainbow Cards Project

Si os sentís solos, podéis inscribiros en la base de datos de The Rainbow Cards Project y formar parte de la comunidad. Si os sentís solidarios, siempre podéis invertir un minuto en escribir una pequeña tarjeta que llegue a alguien que la necesita más de lo que probablemente lo admitirá en voz alta.

Para empezar debemos registrarnos en el sitio web, ya sea a como escritores (make a pledge) o receptor (more > become a recipient). Después sólo hay que seguir las indicaciones en función del rol que hayamos escogido (elegir cuántas misivas al mes/año queremos enviar, o dar algunos de nuestros datos si somos receptores) y en breves seremos parte del sistema.

Rainbow Cards Project Example
La fantasía de tarjetas que se envían no es cosa menor, en otras palabras, es cosa mayor

Una vez hayamos escrito nuestra tarjeta (o carta, si así lo decidimos), debemos meterla en un sobre en blanco y éste, a su vez, en otro dirigido a la dirección que se muestra en la web de The Rainbow Cards Project. Después lo llevamos a Correos (o, si tenemos sellos internacionales, en un buzón). Ellos se encargarán de que la carta llegue a su destinatario. Podemos elegir escribir a un destinatario en concreto de una lista que cambia cada mes o en general… ¡y que la suerte decida a quién le llega!

No sólo de la Navidad vive el/la Gaymer

Además, el proyecto tiene un alcance mucho más amplio que el de estas fiestas. Podéis elegir enviar o recibir tarjetas en cualquier momento del año, con especial consideración a las “fiestas”. Hablo de constructos tales como San Valentín o el Día de los Solteros. Incluso podríais alegrar a alguien un Samhain o la Vispera de Walpurgis. El mundo es grande y todos los días son buenos para dar algo de amor.

La única pega de The Rainbow Cards Project es que la plataforma sólo está en inglés. Así que a los que no comprendáis la lengua de Shakespeare quizás os cueste algo más, pero recordad siempre que la intención es lo que cuenta.

Aquí tenéis otro buen ejemplo de tarjeta

Preguntas frecuentes acerca de The Rainbow Cards Project

P: ¿Funciona por correo electrónico? 

R: No, sólo por correo postal.

P: ¿Cuesta algo registrarse?

R: No, sólo el coste del papel y los sellos cuando escribamos si así decidimos inscribirnos. Enviar una carta internacional al Reino Unido en Correos vale 1.65€.

P: ¿Podemos escribir directamente al receptor?

R: Para proteger las identidades de los receptores, The Rainbow Cards Project actúa como intermediario. En nuestra misiva podemos incluir nuestros datos de contacto por si nuestro destinatario decide respondernos directamente.

P: ¿Y qué le digo a quien sea?

R: En la web hay unas guías para escribir de forma positiva, y si decides escribir a alguien en concreto, en la lista hay algunos datos básicos para tener temas de conversación.

Así que con vuestro permiso, me voy a escribir unas cuantas tarjetas. Que hay mucha toxicidad en el mundo que compensar.

*las opiniones individuales al respecto de esta fiesta pueden variar.

Javier Pan

Me dijeron que llegaría a ser grande. Dos metros y muchos kilos más tarde, ya podrían haberme dicho otra cosa los mamones.

Artículos Relacionados