Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Fable II es un videojuego al que tengo especial cariño por ser el primero al que jugué donde podías expresar cierta diversidad sexual. Ahora ya tenemos hasta alguna base de datos donde encontrar más juegos así, pero en su momento me llamó poderosamente la atención.

¿Qué es Fable?

Fable II es un juego lleno de aventuras y de humor al que he acudido más de una vez tras acabarlo porque se pueden tomar tantas decisiones que cambian el juego y tienes tantas parejas a las que conquistar que da gusto volver a jugarlo.

La saga Fable, ideada por Peter Molyneux en 2004, son tres videojuegos  de aventuras estilo RPG y de mundo abierto en el que la fantasía y la magia son los principales protagonistas. Estos juegos ofrecen numerosas interacciones con PNJs y permiten a los jugadores diversas opciones de relaciones con personas del mismo sexo. Un éxito que debe ser cogido con pinzas.

Pero antes de entrar a comentar en detalle las virtudes y defectos de Fable II en cuanto a representación de miembros del colectivo LGTBIQ se refiere os voy a poner un poco en contexto.

Fable II y la primera vez que pude ser un héroe gay

Recuerdo Fable II como la primera vez en la que pude ser un héroe homosexual. Y me encantó. Podía ir por las mazmorras derrotando a todo tipo de criaturas infernales, y tras las batallas volver al pueblo y acostarme con hombres. También podía casarme con ellos y tener un hogar al que volver tras mis andanzas y recibir el calor de mi marido.

Era la primera vez que experimentaba algo tan maravilloso y que me sentía tan incluido en el mundo de los videojuegos. Una experiencia que por desgracia pocas veces se ha vuelto a repetir.

Luces en Fable II

Fable II tiene numerosas virtudes al permitir al jugador probar y experimentar con numerosas opciones sociales dentro de las que se incluyen las sexuales. En este juego podemos elegir entre ser un hombre o una mujer y tener relaciones sexuales con cualquier persona que tenga interés por nosotros. También podemos casarnos con los PNJs independientemente de su género.

En Fable II podemos ser lesbianas, gais, bisexuales, transexuales y heterosexuales.

Otra de las virtudes de Fable II es promover el sexo con protección. Cuando tenemos relaciones sexuales el jugador tiene la opción de usar condón o no. Si se toma la opción segura el juego te premia mientras que si se practica sexo no seguro el juego te castiga con una ETS. Esto me parece un gran acierto al promover el sexo seguro entre las personas jóvenes.

Sin embargo, tras plantearme escribir este post empecé a darme cuenta de que aplicando una perspectiva más madura, esta representación no era tan buena.

Sombras en Fable II

El problema de Fable II es la constante sensación de no saber si estás jugando a un juego basado en la fantasía o en la realidad.

Resulta de lo más paradójico que podamos luchar con magia contra seres infernales y ser discriminados por haber cambiado de sexo, o contraer ETS solo fuera del matrimonio heterosexual.

Para poder cambiar de sexo tienes que seguir un proceso un poco largo: haber acabado la historia principal del juego, comprar el castillo de Fairfax por el módico precio de un millón de monedas de oro, y cumplidos estos requisitos tomar una poción que cambia irreversiblemente el sexo del personaje. Si esto fuera poco, al salir del castillo recibes piropos tan bonitos como “¿no solías ser un hombre?”. Por tanto, la opción de ser transexual no es tan adelantada a su tiempo como algunos han pensado ya que el juego margina a las personas transexuales como estas padecen en la vida real.

En cuanto al tema del uso del preservativo llama la atención que se contraiga ETS solo cuando se practica sexo fuera del matrimonio con al menos un personaje masculino, o dentro del matrimonio homosexual. Esto viene a decir que el único sexo seguro y válido es el que se da dentro de las parejas heterosexuales casadas, una idea demasiado retrógrada y que recuerda a aquellas ideas primitivas de que solo los homosexuales contraen ETS. Un concepto que debe ser revisado porque por lo menos en el mundo en el que me muevo hay mayor concienciación del uso del condón entre homosexuales que entre heterosexuales.

Y uno se pregunta ¿si estamos en un mundo mágico en el que hay una supuesta libertad sexual, por qué las personas transexuales siguen estando discriminadas y se condena principalmente a los homosexuales a contraer ETS si no usan preservativo? ¿No se podrían haber cambiado estos aspectos tratándose de un videojuego que se basa en un mundo de fantasía?

Conclusión

Fable II fue un adelantado a su tiempo en cuanto a la representación del colectivo LGTBIQ, aunque el paso del tiempo nos haga ver que dicha representación es simple, burda y que no olvida los problemas a los que nos enfrentamos a diario los miembros de este colectivo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Customized Social Media Icons from Acurax Digital Marketing Agency