Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Night in the Woods nos habla sobre la madurez, la pérdida, el enriquecimiento personal y sobre como Mae lidia con todo ello sin perderse en el intento, aderezado con una estética cartoon, pero que poco dicta de ser un juego precisamente infantil.

El reencuentro con la madurez

La primera vez que escuché hablar de este juego, fue a manos de una amiga la cual me hablo super bien de él. “Tienes que jugarlo, vas a flipar con TODO” fueron sus primeras palabras al mencionárselo, luego mas tarde me di cuenta de que razón no le faltaba. Night in the Woods desarrollado por Infinite Fall, nos mete en la historia de Mae una joven la cual vuelve de haber dejado la universidad a su antigua ciudad, un pueblo escondido y casi fantasma. Esta nos adentra en su vida por miles de recuerdos y miles de vivencia, nos presenta a sus amigos y nos da una visión de una pre-adultez casi cristalina a la cual nos podemos identificar mas de uno.

Comenzamos conociendo a los amigos de Mae; Greg, su mejor amigo con el cual Mae siempre estará metiéndose en líos y haciendo las cosas mas cafres; Bea, el espectro que todos conocemos de aquel amigo que ha madurado demasiado rápido y Angus, el chico callado, educado, fuera de onda, pero aun así importante. Todos estos personajes irán desenvolviendo el misterio de Possum Spings, el pueblo en el que habitan desde hace años y en el cual están pasando cosas anormales. En nuestro camino también encontraremos otros pintorescos personajes a los cuales podremos conocer mas a fondo a cuanto mas hablemos con ellos día a día. Desde un chico que escribe poesía en el patio de su casa, hasta el grupo de adolescentes que hacen pellas en las vías del tren.

Los millenials estos...

Personajes con diversidad sexual y de género.

Algo que me encanta sin duda de Night in the Woods es la manera tan natural que tiene de intensificar problemas que cuando somos adolescentes nos parecen el fin del mundo y como te teletransporta a esa fase de nostalgia que vivimos después de ver a esos amigos de la infancia, con los cuales había millones de historia. Nadie critica a nadie por su ropa, por su manera de ser o por su forma de vivir. De hecho, de buenas a primeras te meten que Angus y Greg son novios sin ni siquiera darte la mínima cuenta de ello. También se cuida el más mínimo detalle en el que gracias a una conversación te descubren que un personaje, esta en un grupo trans llamado “Trans World Order Give Them Hell” por lo tanto, descubres que es trans. Hasta nuestra propia protagonista al preguntarle como sería su baile de fin de curso ideal, deja caer de primeras el pronombre neutro “they” dándonos paso a un gran marco de posibilidades y una inmersión de un personaje bisexual.

La nostalgia de la despreocupación.

La historia es simple y no tiene muchos cambios de tuerca, pero lo que más llama de este título sin duda es la gran capacidad inmersiva que tiene, todos en algún momento del juego nos hemos sentido identificados con Mae o con alguno de la pandilla alguna que otra vez.

Desde no saber de que ir en Halloween, procrastinar actividades para jugar a videojuegos hasta incluso tener un encontronazo con tu ex en un botellón. Incluso al terminarlo te da una torta de nostalgia por querer volver a esos días donde lo único que te importaba era lo que te ibas a poner aquel día y que el chique que te gustara se fijara en ti.

Recomiendo este juego para echarte una tarde o un día de tranquilidad e incrustarte en una historia de adolescencia en estado puro, pues eso es Night in the Woods.

Retro Hell

A ratos me creo artista o algo. Soy esa persona que no se cambia el equpo porque me queda mejor que el nuevo que me da más stats. Bruja de Umbra.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers