Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Durante la Japan Weekend XIX entrevistamos a Ayu y Gehe, @pnkvirus y @geheichou respectivamente en sus redes sociales. Ayu y Gehe son cosplayers, artistas y parte del colectivo LGBTI+

Nos dirigimos directos al stand donde Ayu y Gehe tenían expuesto su arte y fotografías en las cuales ellos posaban vistiendo sus elaborados cosplays. Tras unos saludos de cordialidad e informalidades varias, empezamos la entrevista. La primera pregunta que les plantee fue

“¿Cuál era su primer cosplay?”

Dubitativa Ayu contestó: “Mi primer cosplay fue… hace por lo menos cinco años, Kira de durarara” y la respuesta de Gehe fue: “ El mio fue también hace unos cinco, seis años. De esto que haces cosplay no hecho, sino con ropa de casa. Y fue Marshall Lee de hora de aventuras 

¿Cuando les empezó “La fiebre del cosplay”?

Ayu afirmaba que fue a raíz de empezar a hacer grupales de cosplays con sus amigos para ir a los eventos pero Gehe nos relató brevemente que todo empezó con su madre:

“Yo descubrí un poco todo esto de casualidad. Porque estaba con mi madre, estábamos dando un paseo y vimos una carpa. Ahí, a lo lejos. ¡Oh, cómic! ¡No se qué! Y al entrar ahi, vi a gente con los disfraces de los personajes que me gustaban y tal… Me flipó un mogollón a lo que: ¡¿Qué cojones es esto?!”

¿Cuál era el cosplay que más trabajo les ha llevado?

Por un lado Ayu nos comentaba que fue en su caso, Tracer del juego Overwatch. El característico personaje del juego de Blizzard, se le atragantó un poco, pues tuvo el trabajo de recrear los patrones de la chaqueta y era su primera vez haciendo la utilería que usaría el personajes, también llamado Prop.

Gehe nos cuenta que aunque su armadura de Desdentado, dragón compañero del protagonista de la trilogía de películas Como entrenar a tu dragón, es un cosplay más llamativo, fue la skin de Ezreal, Guardián de las Estrellas, de League of Legends el que más quebraderos de cabeza le ha dado. Fue la confección de la chaqueta de Ezreal, Guardián de las estrellas, lo que le dio un verdadero reto, pues según Gehe: “La costura es mi no fuerte. Es mi blando”

¿Cuál de todos es su favorito?

Para Ayu, es el Aqua de la saga de Kingdom Hearts y para Gehe es Peter-pan, pues se siente muy agusto encarnando el fantasioso personaje de Disney.

Además de cosplayers conocidos, Ayu y Gehe son artistas. Teniendo dos pasiones, las que necesitan tanto tiempo y dedicación, ¿cómo es que no han dejado que ninguna monopolice su tiempo?

Ayu ha tenido algún que otro dilema con este tema. Estuvo una buena temporada sin entrenar sus habilidades como dibujante pues se dedicó a fondo con el cosplay. Actualmente, intenta llevar un equilibrio entre dibujar y el cosplay. Aunque para ella, el cosplay tiene “fecha de caducidad”, pues una persona no tiene la capacidad de llevar cosplay al orden del día, pues no podrías llevar un ritmo que te permita ser cosplayer profesional. Pues en la sociedad de ahora no se concibe una carrera profesional del cosplay, además de que está influenciado por la suerte puedas llegar a tener. Pues el arte comparado con el cosplay, es una opción más seguro y es algo que siempre te acompañará.

Por otra parte, Gehe lo tiene más claro, aunque con alguna duda. Para él, el cosplay es una buena afición que le ha unido a personas alrededor del mundo, pero quiere dedicarse más al arte. Le parece que es muy difícil entrar de forma profesional en el cosplay, pues necesita mucha entrega, tiempo y dedicación. Sus padres también artistas, son personas que le han impulsado para que siga en el mundillo del arte. Gracias a ellos tiene conexiones que le permitiría entrar en el mundo laboral del arte con mayor facilidad. Por ahora, el camino que ha querido seguir es el del arte pero que no descarta que un futuro quiera dedicarse al cosplay.

Gehe tiene una cantidad de tresciento once mil seguidores en instagram y Ayu la cifra de veintidós mil seguidores. Por lo que se podría decir que son bastante conocidos en la red, así que en ese momento se me ocurrió plantearles que si su arte se vendía porque ellos eran conocidos y no por que su arte fuese bueno.

Ayu, rápida y decida, fue la primera en contestar: “Objetivamente hay mucha parte del fandom que nos vienen a comprar cosas al stand y somos consciente de ello perfectamente. Al mismo tiempo les agradecemos mucho la atención que le dan al trabajo que hacemos. Independiente de que compren o no compren. Pues es una suerte que haya gente que te apoye, ya sea porque interés en nuestro arte, interés en nuestros cosplay o por ser una personalidad de internet”

Gehe totalmente de acuerdo con Ayu, quiso matizar lo anteriormente dicho: “El ochenta por ciento de la gente que me viene a comprar ya me conoce. Eso querría decir que sin toda este gente, solo un veinte por ciento me compraría y no me saldría rentable. Por eso es muy importante que toda esta gente esté aquí”

Ayu también nos comenta que la popularidad en redes sociales, ayuda a alzarse y a triunfar. Pero siempre con una connotación positiva, “Pues mayor sea la plataforma donde en la que enseñes en tu trabajo, mayor será el público que se plantea comprar tu trabajo. Es cuestión de exposición, y solo tenemos más exposición que el resto, por un número mayor de seguidores, que bien sea por suerte o por cualquier razón. Esto no nos hace mejores o peores que cualquier artista. Es simplemente una plataforma”

Pero el cosplay no es siempre diversión y jolgorio. Parte de la audiencia de estos eventos, cree que las personas que hacen cosplay son iguales a los animadores que hay en parque de atracciones o gente que solo están para entretenerte.

Así nos cuenta Ayu, una de la experiencias más incómodas que ha sufrido haciendo cosplay:

“A mi me paso en el Salón del Manga en Valencia, que si que tuve una situación un tanto incómoda con un chaval. Estábamos en un grupo, en un corrillo varias amigas y vino un chaval a tirarse prácticamente encima de nosotras. Al chico no lo conocíamos y como que nos toco muchisimo y quería hacerse una foto con la chicas guapas, y además se notaba que estaba como bebido encima. Para nosotras fue super violento y le dijimos que no, que no queríamos hacernos una foto con él. Se enfadó mucho y tuvimos que llamar a la organización para que le tiraran. Y casos así se ve bastante en los eventos. No porque el público sea así, sino porque se abre más a la gente. Y nuestro deber educarlos en tema de respeto tanto a los artistas, como a los cosplayers o a cualquier asistente a los eventos. Hay que saber que los cosplayers no son el mickey mouse que están ahí para sacarte una foto con ellos, o tocarlos las prop, o comiendo, o sacarle una foto por debajo de la falda. Son cosas que no se pueden hacer. Creo que es un poco responsabilidad de todos educarnos para respetarnos como comunidad.”

Gehe en su caso, nos dice que no ha sufrido situaciones tales como que le sigan por la calle o algo parecido a la situaciones que ha sufrido Ayu, pero si que ya no es por hacer cosplay o no, que es una noción mínima de respeto a la gente de tu alrededor:

“La gente cree que somos cosplayers estamos de decoración, que no somos personas. Que solo estamos para hablar con ellos o darles conversación, que somos animadores.”

Entre otras cosas hablamos sobre qué piensan ellos de los cosplayers que suben material más picantón o también conocido como lewdplay.

“No es realmente una cosa enfocada al cosplay. Creo que vivimos en una sociedad donde  el sexo vende, el desnudo vende, la piel vende. El hecho de que haya cosplayers que decidan usar sus recursos, su tiempo y su esfuerzo en hacer cosplay con temáticas eróticas, o cosplays como ellos quieran, no es ni motivo para desprestigiarlos, ni insultarlos, ni motivo para juzgarles de ninguna manera. Y muchos menos es motivo para que el público se sienta con el derecho de tratarlos como un objeto sexual. Cada cual hace lo que quiera con su cuerpo y son libres de hacer el contenido que ellos se sientan agusto y quieran hacer. Y que el público quiera creer que eso es una invitación para meter mano o sobrepasar ciertos límites, eso es problema del público. Esos son temas que se intentan evitar en entonces eventos, con charlas de COSPLAY NO CONSENT. Un poco también como la comunidad se autogestiona. Como denunciando el tipo este tipo de actitudes o que el que se sienta incómodo o acosado que denuncie y llame a la organización para que tome cartas en el asunto.” nos anuncia Ayu.

Mientras Gehe nos define lo que es para él el cosplay:

“Para mi el cosplay es tanto un bikini como tres capas de armadura. Quiero decir, hay gente que está llamando a esto lewdplay y para mi eso sobra. O sea, vale que haya diferentes formas del cosplay pero sigue siendo cosplay. No intentes arrancar esa parte del cosplay y nos estaríamos poniendo categoristas. Que si esto no vale, que si esto si. Creo que no hay que dejarlo pasar, solo tragarlo. Es todo parte de lo mismo”

Una de las cosas en las que Gaymer.es trabaja e investiga es acerca de los espacios seguros en eventos de este tipo y comunidades online.

La pregunta al respecto es si de verdad se han sentido seguros en eventos como este siendo ambos siendo parte del colectivo y Ayu siendo mujer.

“Nunca me he sentido juzgada por mi orientación sexual ni nada. Siempre he considerado que este tipo de eventos, de manga y tal son un espacio bastante seguro para gente del colectivo. Siempre lo comento en las charlas de COSPLAY NO CONSENT , me parece un espacio seguro para la gente trans que está empezando a experimentar con su identidad de género o que aun no tenga las cosas claras o tenga dudas. Como aquí la gente se disfraza de personajes que no son de su género o no tienen género, nadie te juzga. Es muy buen momento para experimentar o aclarar dudas que puedas tener en un espacio donde nadie te va a juzgar. Porque ya bastante te tienen que estar juzgando en clase, en la familia, en el trabajo, pues para un fin de semana que quieres desconectar. Debemos también ser consciente que este es un espacio para mucha gente, un espacio más seguro que su casa o el colegio” nos explica Ayu, y cuyo discurso comparte Gehe. 

Tanto Ayu como Gehe nos afirma que las JW o eventos similares son lugares seguros para gente del colectivo, al parecer, sobre todo para las personas trans, pero,

¿Cómo es eso posible si la cultura que estamos celebrando y el material que consumimos no nos representan abiertamente más allá de la fetichización?

Ayu afirma: “Creo que el contenido que consumimos es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. En todas las culturas, como la cultura que tenemos aquí en Europa como la cultura que tenemos allí en Asia. Asia es muy machista, Asia no habla de temas LGTB. Como en Japón que está vetado, Japón no habla de estos temas. El contenido que consumimos de allí está pasado por su filtro. Pues el hecho de que nosotros consumamos su contenido no nos exime del pensamiento crítico que podamos tener. Lo que me refiero es, que por mucho que tu estés consumiendo un manga o un anime heternormativo, tu las ideas que puedas tener no te tienen que impedir disfrutar de ese contenido. Pues las personas son más complejas que el último manga que hayan leído. Y creo también que con los años se ha estado diversificando el contenido. Porque también se está diversificando de donde procede el contenido de la Japan. Ya no es solo Japón, ya son autores nacionales, autores europeos y ya empieza haber una aglomeración de puntos de vista y representación”

“Incluso el cosplay se está abriendo a más facetas. Uno de los invitados es Dragqueen. El cosplay abarca tanto arte de cosplay , dragqueen de cosplay. O sea, está todo muy abierto. Todo está bien” nos comenta Gehe.

Con esto cerramos la entrevista a Gehe y Ayu. Quizás tengan una visión desvirtualizada de la Japan Weekend o no. Esto solo ha sido su punto de vista. Os recomiendo ir si nunca habéis ido a alguna. La siguiente edición será en febrero del 2019 donde Gehe participará en las preliminares de España para la ICL, en la que llevará una armadura del juego Monster Hunter, que tiene pinta de complicada. Desde la redacción de Gaymer.es, le deseamos a Gehe mucha suerte. Y a ti queridx lectxr que hayas disfrutado leyendo la entrevista.

Artículos Relacionados