Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Como todos los 23 de septiembre se celebra el Día de la Visibilidad Bisexual o el día de la BIsivilidad.

La bisexualidad sigue siendo una de las grandes desconocidas dentro del espectro LGBTI+, tanto dentro como fuera, y parece que necesitamos mil y un términos para hablar de algo tan sencillo como que te sientes atraidx por personas tanto de tu mismo género como de otros.

Las representaciones culturales de la diversidad sexual tienden a polarizarse y resulta muy dificil encontrar ejemplos positivos que casen con la definición de bisexualidad en sí misma, así como la extensión de que la bisexualidad, principalmente las chicas, es un fetiche y se usa para satisfacer las fantasías distorsionadas de mucha gente.

Además, el videojuego cuenta con la particularidad de la interactividad con lxs jugadorxs y muchas veces les da el poder de “elegir” la orientación sexual de los personajes a nosotros mismxs. Esto, más que representaciones bisexuales, son las que llamamos representaciones “playersexuales” en las que las particularidades del medio videolúdico hacen que sea posible cualquier orientación sexual, pero no una establecida o canónica, dando el falso mensaje de que la bisexualidad se escoge o se elige.

De ahí la gran dificultad a la hora de encontrar buenos ejemplos, pero aún así, hemos hecho nuestro trabajo y hemos encontrado varios ejemplos bien construidos para celebrar el Día de la visibilidad Bisexual:

Cris @Crislaseg

En los videojuegos, encontramos una notable carencia de personajes del colectivo LGBT+. Si resulta complicado encontrar personajes homosexuales en videojuegos, la presencia bisexual es tan escasa que los ejemplos de buena representación se pueden contar con los dedos de las manos. Es cierto que en la última década comenzamos a ver mayor inclusión de todo tipo en los videojuegos, pero no siempre aparece como nos gustaría, nos enfrentamos al arma de doble filo que supone la bisexualidad en el subtexto.

El colectivo LGBT+ ha contado con tan poca representación en el pasado que nos hemos conformado con el más mínimo signo de que un personaje (ya sea en libros, series o videojuegos) pudiera ser como nosotros.

Tanto es así, que en algunos videojuegos encontramos representación que, si no nos fijamos mucho en los detalles, puede pasar desapercibida. Este es el caso de Jacob Frye uno de los protagonistas de Assassin’s Creed: Syndicate. En 2015 Ubisoft nos trajo una aventura en la que dos hermanos Assassin, Evie y Jacob, se enfrentan al culto templario en pleno Londres victoriano. Lo que nos atañe en este artículo es algo que ocurre en la secuencia 8 del juego, cuando Jacob conoce a Maxwell Roth. Toda la interacción entre ambos personajes durante esta secuencia nos hace sospechar de que sus emociones van más allá de lo que vemos en pantalla. Sus gestos corporales, sonrisas tímidas y un beso robado al final de la secuencia, llevó a la comunidad a un debate entre sus usuarios, ¿era Jacob Frye el primer Assassins bisexual?

El debate continuó hasta que, en una entrevista, el guionista principal del juego Jeffrey Yohalem confirmó la bisexualidad del personaje.

Este hecho nos puede llevar a un conflicto de emociones. Por un lado, siempre resulta refrescante descubrir nueva representación y su mera existencia tiene gran importancia en el contexto en que nos encontramos, sin embargo, ¿hasta qué punto es beneficiosa una representación tan sutil? Un personaje bisexual confirmado que media comunidad consideró heterosexual de primeras no es la mejor manera de normalizar su presencia en el medio videolúdico. Queridas desarrolladoras de videojuegos, si vais a incluir un personaje bisexual, no tengáis miedo de mostrarlo claramente. La industria está cambiando, ya no nos conformamos con una existencia implícita, saquemos a los personajes bisexuales de ese armario que puede llegar a ser el subtexto.

De buenas a primeras elegir un personaje de videojuegos bisexual me pareció tarea fácil. Rápidamente me vinieron a la mente todos los NPC con doble orientación sexual que encontramos en multitud de juegos de rol donde existe la playersexualidad.

Pero esos personajes realmente sólo sirven para dar variedad de opciones de romance al jugador y hacer posible el tener relaciones homosexuales. Al hacerme esta reflexión me di cuenta de que, en realidad, hay una gran ausencia de personajes con una identidad bisexual de verdad y que incluso es más fácil, a día de hoy, encontrar personajes homosexuales.

Por suerte alguna excepción en este panorama podemos encontrar… Y una de ellas se llama Toro de Hierro, de Dragon Age Inquisition (Bioware).

La gran cosa de Toro Hierro por la que quiero destacarlo en el artículo de hoy es que no sólo él es bisexual sino que lo es toda su sociedad, el Qun.

En el Qun no existe la familia, y por consiguiente no existe el concepto de pareja. Los bebés Qunari son llevados de inmediato ante las Tamassran, quiénes se encargarán de educarlos y “asignarlos” en la sociedad Qun más tarde. Esta ausencia de estructura familiar conlleva a que el sexo sea concebido como una actividad lúdico-social, una necesidad fisiológica o un imperativo reproductivo por parte de las Tamassram. Dicha manera tan abierta de entender el sexo hace que los Qunari no den ninguna importancia al género con el que te acuestas y por consiguiente en el Qun se vive la bisexualidad con la misma normatividad con la que nuestras sociedades viven la heterosexualidad.

O por lo menos así es como Toro de Hierro me lo explicaba mientras me invitaba a una birra en el chiringuito que teníamos montado en Feudo Celestial. Yo llevaba ya unas cuantas pero toda esa charla me cautivó desde el primer momento. Rompió todas mis barreras que yo, como elfo gay, me había impuesto… un compañero para siempre, mi media naranja, Dorian… De repente empezó a gustarme el juego de tirarle la caña y ver como él aceptaba todos mis piropos con una sonrisa mientras me comentaba que como le molan las pelirrojas.

El flirteo y las birras fueron a más hasta que un día Toro se presentó en mi cama harto de indirectas y sutilezas soltando una de sus frases más célebres… (shhh… no spoilers). Lo cierto es que mi “kadan” resultó ser un amante tan completo que se me olvidaron todos los Dorians de Thedas y, para sorpresa del Qun y del propio Toro de Hierro, vivimos una tórrida historia de amor monógamo. (A lo mejor eso no fue muy Qun pero me lo tomo como una recompensa más que justa por el montón de horas que me tiré haciendo el elfo más atractivo de todo Thedas.)

Así que hoy, día de la visibilidad bisexual, os animo a todos los que no habéis jugado a Dragon Age Inquisition o intimado con Toro de Hierro a hacerlo y aprovecho para aplaudir a Bioware por su buen trabajo en la construcción de identidades desde la diversidad sexual y de género. ¡Bravo Bioware!

PD: También os animo a no intimar con él ni con Dorian y a llevarlos a ambos de compañeros de viaje. Veréis como a Toro de Hierro parece que también le van bastante los morenos por mucho que hable de pelirrojas.

Shiranui @Shiranui_ninja

Albert

Antiñolo

@Anti_n2

Demasiadas veces se nos muestra la bisexualidad como un reclamo, una simple excusa para mostrar a la chica de turno coqueteando con el mayor elenco de personajes posible. ¿Las protagonistas ligeras de ropa no os parecen suficiente? ¿Las posturitas para enseñar carne ya no os sorprenden? Pues enhorabuena, público objetivo, aquí tenéis otro fetiche para que babeéis y podáis seguir degradando al espectro LGTB+ y, por supuesto, a la mujer.

El gran problema de esta práctica, donde hace más daño, es que nunca faltan defensores que remarquen estos personajes como un ejemplo inclusivo. “No estáis contentos ni cuando meten a gente de los vuestros.”

Es una broma de mal gusto a la altura de aquellos quienes proclaman a Poison, de Final Fight y Street Fighter, un ejemplo de inclusión transgénero. Poison era una mujer a quien clasificaron como transexual porque “estaba mal visto pegar a las mujeres”. ¿Acaso os parece un ejemplo digno? Poco hemos mejorado si una chica medio desnuda metiendo mano a todo ser viviente nos parece una imagen acertada de la pluralidad sexual.

Por eso me gusta Alphys. Por todos es sabido que Undertale se preocupa por la representación LGTB+, no solo de que esté ahí sino de que sea natural, fluida, real. No veremos pasiones forzadas, no nos encontraremos estereotipos exagerados… Undertale nos muestra una comunidad en la que es inconcebible juzgar a alguien por su sexualidad. Se hacen bromas sobre los romances de Alphys, sus fantasías y deseos, pero nunca se le da importancia al género de esos amores. ¿Por qué dársela? Es amor, y el amor es algo bello y libre. Esta pureza e inocencia es a lo que debemos aspirar.

Alphys y Undyne — Artista: KesH

Hace algunos años jugué a Phantasmagoria: Puzzle of flesh. Todo fue fruto de mi afán por las aventuras gráficas y todo lo creepy.

En esta aventura llevamos al personaje de Curtis Craig, un joven que trabaja en las oficinas de Waytech, feliz con su novia y sus compañeros de trabajo. No es hasta más adelante cuando empieza a tener visiones y descubres que lleva más de un año fuera de un psiquiátrico. El juego en sí es una exploración de cada uno de los personajes, de sus deseos internos y de cómo se juega con la realidad para mostrar las intenciones de cada uno. Entre los compañeros de Curtis se encuentra Jocilyn, su novia; Trevor, su mejor amigo; Paul, uno de los más cascarrabias y Therese, la más misteriosa de todos. Adentrándonos más en la historia, descubrimos que Curtis revela a sus psicólogos que alberga sentimientos por su amigo Trevor (este siendo abiertamente gay, desde el inicio de la historia tiene bromas con Curtis acerca de sus ligues) y no es hasta casi el final de la historia cuando Curtis intenta besar a Trevor, pero este le para.

Este juego ha llegado a ser venerado por muchísima gente, por la manera que tiene de mostrar la bisexualidad a nivel normalizado. Los creadores incluso dijeron que querían también explorar la sexualidad y dar un juego en el que tanto la sexualidad (la cual estaba mal vista en la época) como los problemas mentales y los fantasmas del pasado, fueran normalizados.

En mi opinión, es una gran manera de representar un personaje bisexual, ya que Curtis ni se plantea que pueda estar enfermo o pueda ser raro, de hecho se lo toma con toda la naturalidad del mundo, el único “problema” es que tiene sentimientos hacia Trevor, estando con Jocilyn.

Con este ejemplo quiero hacer ver, que aunque haya representaciones hipersexualizadas a día de hoy de personajes bisexuales y también pocas, algunas para mí dieron la diferencia y aunque también, hoy en día existen millones de juegos que poco a poco dan más representación a nuestro colectivo, aún nos queda camino por recorrer. Pero poco a poco.

KokoChocoboRD @KokoChocoboRD

Avacyn

Una saga de videojuegos bastante reciente que incluye orientaciones sexuales y románticas no heteronormativas en su elenco de personajes principales es Life is Strange. La primera entrega de esta saga salió en 2015, y nos cuenta la historia de dos chicas llamadas Max Caulfield y Chloe Price. Su precuela, Life is Strange: Before the Storm, se publicó en 2017, y se centra en la relación entre Chloe Price y Rachel Amber en una etapa en la que Max Caulfield está ausente. Advertencia: ¡spoilers de aquí en adelante!

 

Ciertamente, la entrega original de Life is Strange no incluye personajes bisexuales claramente visibles. Podríamos considerar que Max es hasta cierto punto playersexual, ya que puede mostrar interés romántico tanto hacia Chloe como hacia un chico llamado Warren en base a las elecciones que el jugador va tomando en la historia.

Hay que tener en cuenta que la posibilidad de interactuar románticamente con Chloe es más bien reducida y circunstancial, y el tono general de su relación se caracteriza en todo caso como el de una gran amistad. La orientación sexual de Chloe, por su parte, no queda del todo clara, pudiendo ser lesbiana o bisexual, pero no se determina de forma obvia.

No es hasta la llegada de la precuela Life is Strange: Before the Storm cuando nos encontramos con el primer personaje principal claramente bisexual de la saga. Se trata de Rachel Amber. Rachel es una chica inteligente, astuta e impredecible, que echa el ojo a Chloe desde el primer momento en el que se la encuentra en un concierto. La relación entre ambas es la trama principal de esta entrega, y si bien es cierto que el tono romántico que pueden llegar a alcanzar es más o menos intenso en base a las elecciones que el jugador toma en la historia, la atracción que tienen la una hacia la otra resulta innegable y muy palpable en todo el juego.

Rachel Amber es un personaje bisexual visible porque, en otro momento de la historia, se revela que ha mantenido una relación romántica con un hombre llamado Frank.

Cuando Chloe descubre las cartas de amor que Rachel y Frank se escribían, se siente celosa y traicionada, lo cual evidencia más si cabe que Chloe y Rachel estaban sentimentalmente vinculadas.

Por todo ello, considero a Rachel Amber un ejemplo de personaje bisexual bien caracterizado. Su bisexualidad queda retratada de forma clara, sin dejar lugar a dudas, a interpretaciones del subtexto ni a sutilezas. Su sexualidad tampoco está determinada por las elecciones del jugador. Al mismo tiempo, no es un personaje construido exclusivamente en torno a su bisexualidad, ni siquiera es su rasgo personal más memorable. Es un personaje complejo y misterioso, bondadoso y malvado a partes iguales, que resulta a mi parecer real, intenso, vibrante y creíble.

¡Esperamos que sigan con el buen trabajo de representación LGTB+ en futuras entregas de esta saga!

Como todxs apuntamos, hemos encontrado mucha dificultad a la hora de hallar representaciones positivas de bisexualidad que no sean cosificadas como son los casos de muchos personajes femeninos en juegos de lucha o que no sean directamente playersexuales.

Aun hay trabajo por hacer y sería interesante que más desarrolladores y desarrolladoras de videojuegos apostaran por incluir sexualidades fijadas que puedan servir de ejemplo a la hora de dar mayor diversidad sexual en la industria, pero aun así, estos pequeños pasos abren las puertas a un futuro prometedor y actos como el del día 23 de septiembre de la visibilidad Bisexual ponen el foco de atención en una identidad en la que todos los ejemplos son pocos.

Gaymer España

La principal comunidad para jugadores LGTB+ de habla hispana

Artículos Relacionados

Hacer Comentario