Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

No hay debate de videojuegos LGBTIQ+ sin la famosa pregunta de “¿Pero cuántos juegos/personajes LGBT hay?”. Por lo general, dada la escasísima representación, tenemos que mirar hacia el territorio indie o hacia títulos que ya hemos repetido mil veces para dar alguna respuesta. Y, la verdad, ya cansa.

Eso mismo debió pensar Adrienne Shaw, profesora asociada en la Universidad del Temple, Filadelfia. A lo largo de su carrera, Adrienne esperaba que se crease una base de datos de todos los videojuegos LGBTIQ+ o con contenido queer de algún tipo. Harta de que ninguno de los supuestos “gaymers” o “estudiosos del videojuego” se dignasen a coger el toro por los cuernos, decidió hacerlo ella misma.

Así, en 2015 nació el LGBTQ Video Game Archive. Su primera identidad fue la de una lista de 150 juegos que ella misma había compilado, pero el creciente interés de la comunidad queer por los videojuegos LGBTIQ+ hizo que el proyecto creciese de forma exponencial.

Archivo de videojuegos LGBTIQ+

El archivo en todo su esplendor.

“Creo que, de una forma muy práctica, la mayoría de personas que hacen trabajo queer son estudiantes o gente en situaciones de empleo precarias. Yo tengo los recursos, el interés y la formación para llevar a cabo este tipo de trabajo, y creo que a la hora de la verdad es simplemente una culminación de suerte”. Adrienne Shaw

Las dificultades de investigar la historia queer

La industria de los videojuegos, y más aún la de los videojuegos LGBTIQ+ (si es que acaso tal industria existe), siendo poco más que subcultura en el mejor de los casos para demasiada gente, ofrecía una carencia importante de documentación. El periodismo gay no se molestaba en cubrir videojuegos, por lo que incluso los propios creadores no eran conscientes del trabajo que se había hecho antes.

Ryan Best, desarrollador de GayBlade, un RPG gay de 1992 laureado en su momento como el primer videojuego LGBTIQ+, no era consciente de Caper in the Castro, una aventura de 1989 en la que encarnabas a una detective privado lesbiana en su búsqueda de la drag queen Tessy LaFemme. Y, como es lógico, ni Ryan Best ni C.M. Ralph (creadora de Caper) conocían Moonmist, lanzado en 1986.

Como es lógico, eso dificulta mucho el trabajo de estudiar la historia de los videojuegos LBTIQ+. Sin embargo, en sólo tres años de trabajo junto con un par de empleados y un puñado de voluntarios, el LGBTQ Video Game Archive ha conseguido alcanzar el contenido de cuatro años de trabajo a tiempo completo. Se han analizado y categorizado aproximadamente 300 de los más de mil juegos con contenido queer que hay en la lista.

Por si eso fuera poco, el descuido a esos títulos hace que muchos, como el propio GayBlade, se hayan perdido para siempre, por lo que todo lo que queda son testimonios, recuerdos, manuales y experiencias intangibles.

javi es bastante manco

Mi primer intento con el videojuego LGBTIQ+ Caper in the Castro. No quiero ni un comentario. Ni uno.

¿Y qué hay en la base de datos?

En el archivo podemos encontrar una lista de videojuegos, catalogados y no. Los catalogados tendrán un enlace a su página, mientras que los no catalogados serán sólo una línea de texto. Podremos ordenar estos videojuegos LGBTIQ+ por década o serie, o bien sólo mostrar los que tengan un tipo de contenido queer en concreto.

Este contenido puede ser desde referencias homófobas al SIDA (Mad Party Fucker, 1985), hasta el hecho de que los Toads de Super Mario carezcan de género.

Algunas veces podemos encontrar un contenido algo “traído por los pelos” debido a la necesidad de catalogar absolutamente todo por nimio que sea. Sin embargo, eso no es sino un fiel reflejo de la falta de representación que la comunidad queer tiene en el ámbito videojueguil.

¿Puedo colaborar con el proyecto y añadir videojuegos LGBTIQ+?

En el LGBTQ Video Game Archive siempre necesitan una mano con juegos difíciles de catalogar, por lo que encontraremos enlaces para hacer algo de trabajo voluntario con mucha facilidad. De todos modos, si queremos también existen otros proyectos alternativos como la base de datos de QueerlyRepresent.me y otros medios.

Si el inglés no es vuestro fuerte, estamos seguros de que encontraréis algún medio Gaymer en el que podáis colaborar. Y no, la sutileza no es nuestro fuerte.

Ahora que tenéis esta base de datos… ¿a qué toca jugar?

Javier Pan

Me dijeron que llegaría a ser grande. Dos metros y muchos kilos más tarde, ya podrían haberme dicho otra cosa los mamones.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario