Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Nier Automata, secuela de Nier Gestalt y Nier Replicante, ha sido uno de los juegos más elogiados este pasado 2017.

Dirigido por Yoko Taro, Nier Automata refleja un mundo postapocalíptico en el que una antigua guerra entre humanos y aliens, ambos ya extintos, se sigue desarrollando a través de los descendientes que dejaron atrás, los androides y las máquinas.

Taro busca reflejar en su juego cómo estos dos nuevos grupos tratan de sobrevivir y consolidarse en sociedades cuando la antigua guerra que daba significado a su existencia ya no existe, debido a la desaparición de sus predecesores. El centro sobre el que gira la historia del juego es la problemática de los asuntos humanos: la convivencia en sociedad y la organización de esta, la guerra, el dolor de la muerte, el amor, etc. El problema que cometen los creadores del juego es el de no reflejar de forma realista una sociedad humana.

En vez de mostrar una sociedad diversa, la que presentan es blanca, patriarcal y cis-hetero.

En este artículo me centraré en mostrar y explicar los errores que cometen, y por qué creo que lo hacen. Lo dividiré en dos partes, en la primera hablaré sobre las máquinas y en la segunda sobre los androides, ya que cada grupo tiene unas características diferentes.

Máquinas:

Las máquinas comienzan a crear una sociedad y a mostrarse como individuxs cuando cansadas de luchar, varias de ellas se desconectan de la red, una mente colmena en la que los pensamientos de todas están compartidos. En este momento las máquinas empiezan a desarrollarse de forma individual al convertir sus pensamientos en propios. También comienzan a verse entre ellas como seres independientes, lo que les hará desarrollar sentimientos entre ellas (amor, odio, etc). A partir de estos sentimientos forjarán vínculos como la amistad o relaciones amorosas. También al estudiarán a las antiguas sociedades humanas e imitarán sus sociedades.

Las máquinas estudiarán las antiguas sociedades humanas e imitarán sus formas de gobierno y su organización.

Siguiendo a estos, se dividirán en dos géneros, masculino y femenino y su forma de diferenciarse será mediante el uso de objetos relacionados con un género u otro: los hombres vestirán traje y sombrero y las mujeres llevarán lazos, maquillaje y vestidos. Las relaciones entre ellas serán heteronormativas, y siempre formarán parejas de hombre – mujer.

Lo que deja entrever con esto el juego es que sexo, género y deseo están vinculados. Esto lo que contrasta claramente con la teoría de la performatividad de Judith Butler, una de las principales teorías queer. Esta teoría demuestra que estas categorías no dependen unas de otras, sino que son autónomas. Para la filósofa, el sexo ( genitales con los que se nace), el género (masculino o femenino, hombre o mujer) y el deseo (la atracción sexual) son independientes, y el hecho de que tradicionalmente se hayan concebido como ligados es una construcción social, no algo natural.

El juego muestra todo lo contrario, ya que en él las máquinas desarrollan el sexo, género y deseo vinculados de forma natural.

Cuando una máquina se identifica como mujer, desarrolla de forma natural un deseo hacia una máquina masculina, y lo mismo de la forma contraria. Tampoco se se cuestionan nunca si los roles de un género u otro los limitan, por ejemplo una máquina hombre que quiera llevar maquillaje, o una máquina mujer que quiera vestir con traje y sombrero.

Androides:

Los androides no crean una sociedad nueva, sino que continúan el gobierno que construyeron para ellos los humanos en el pasado. El fin de su sociedad sigue siendo la guerra contra las máquinas. En el juego se nos presentan dos grupos de androides; YorHa y la resistencia. YorHa es una organización formada con el objetivo guerrear y exterminar a las máquinas. La organización está dirigida como un ejército; su cabeza es la comandante, y el resto de modelos son creados con un rol determinado, con el fin de poder ayudar en la guerra. Mientras tanto, la resistencia suele ayudar a la guerra aportando recursos a YorHa, aunque su disciplina es mucho menor, y la mayoría de los androides que la componen viven casi en libertad.

La importancia de la guerra en estas sociedades (mayormente en YorHa) hacen que los sentimientos sean vistos como distracciones. A pesar de esto, vemos a lo largo del juego como la gran mayoría de los androides comienzan a manifestarlos, lo que les crea un conflicto consigo mismos.

En el grupo de los androides la problemática será diferente a la de las máquinas,

ya que además de las diferencias en su organización social se sumará el hecho de que son personajes antropomórficos, lo que será usado por los desarrolladores del juego como una excusa para sexualizar y cosificar a las androides mujer. Esta sexualización de la mujer hará también que se muestren relaciones homosexuales lésbicas, simplemente por fetiche y no como acto reivindicativo.

Dividiré este apartado en tres puntos, primero hablaré de los roles de género de los androides, luego de como se presenta la homosexualidad en este grupo y por último de la sexualizacion que se da en los personajes femeninos:

1.Roles de género

Los androides del juego, al igual que las máquinas no tienen órganos sexuales, así que su creación se realiza en masa. Los diferentes tipos de androides se agrupan por modelos, cada modelo tiene una función y unas habilidades. Hay androides exploradores, guerreros, comandantes y operadoras, se presupone que también hay otros tipos pero no los conocemos. Lo curioso es que cada modelo de androide tiene un solo género. Todas las operadoras, comandantes y guerreras que vemos son mujeres, mientras que los exploradores son siempre hombres.

Esto crea una situación excelente para hablar de problemáticas de género, ya que siendo tan estrictos los roles que se asignan a un género, los cuales van asociados con un único trabajo, sería posible que algún personaje quisiera cambiarlos; por ejemplo una guerrera que no se sintiera cómoda con su rol y quisiera cambiar a un modelo de explorador.

Incluso los desarrolladores del juego ven que es un tema que puede explotarse y lo hacen, aunque eliminando el tema del cambio de género, con la historia de una operadora que decide cambiar de modelo por una guerrera.

2.Lesbianismo como fetiche

En principio, las relaciones románticas entre androides están prohibidas con el objetivo de que se centren en la guerra contra las máquinas, pero no tardamos mucho en ver como varios de ellos acaban quebrantando esta regla. En el juego se dan tres relaciones amorosas; una será una relación heterosexual entre los protagonistas y formará parte el arco principal del juego, es la más importante de las tres. Las otras dos son relaciones homosexuales entre mujeres y tendrán un menor peso en la historia. Una será entre dos operadoras y de la que solo sabremos por los correos que una de ellas, amiga del protagonista, nos enviará.

La otra será entre Devola y Popola, dos personajes secundarios. Esta contará con un diálogo interactivo, una especie de minijuego, en el que podremos elegir si la relación entre ellas es más fraternal o si tiene un tono más romántico. Parece que el motivo para estas relaciones es como fetiche para el jugador heterosexual, práctica bastante desarrollada en el mundo de los videojuegos, ya que ninguna de ellas tiene peso alguno en la historia, aunque sí es destacable que en ninguna de ellas se haya tratado a los personajes de una manera erótica, como sí se hace en otros títulos.

Sin embargo, no hay relaciones homosexuales entre hombres, a pesar de haber firmes candidatos a ello, como lo son Adán y Eva (a pesar de que Eva es un nombre femenino, en el juego es usado como masculino).  Estos dos androides conviven juntos en soledad durante un largo tiempo y llegan a tener una de las relaciones más cercanas del juego. Tanto que cuando Adán es asesinado, Eva enloquece por el dolor, y muere intentando vengarlo. A pesar de todo esto, y del peso que tiene su relación en la historia del juego (ya que son los principales antagonistas) se sigue tratando su relación como una simple amistad.

Por eso opino que las relaciones lésbicas se dan como un fetiche en el juego, porque no aportan nada a la totalidad de la historia. De hecho pueden ser borradas y nada cambia en el juego. Mientras tanto, otras relaciones que sí podrían ser homosexuales, debido a la cercanía de sus personajes, se quedan sin serlo. También me hace tener esta opinión la sexualización de la mujer que se da en el juego.

3.Objetificación de la mujer

En el juego aparecen una gran cantidad de androides femeninos, de hecho la mayor parte de androides con un rol mínimo en la historia son mujeres. A pesar de esto, todos parecen estar hechos a partir del mismo molde, ya que todos comparten un cuerpo normativo, delgado y de tez blanca. Además de esto, las dos protagonistas, 2B y A2, están fuertemente sexualizadas, 2B lleva un vestido cortísimo que está ideado para que cuando corra y salte pueda levantarse y ver lo que hay debajo, y con A2 ya ni se esfuerzan, y simplemente va vestida con unos harapos que apenas tapan nada. Mientras tanto 9S, el protagonista masculino, va tapado completamente.

Por esta razón opino también que las relaciones lésbicas del juego simplemente son usadas como un fetiche para el jugador cishetero, y no como un acto reivindicativo, ya que las mujeres de ambas relaciones tienen cuerpos totalmente normativos. En ninguna de ellas aparece alguna característica que pueda relacionarlas como figuras del colectivo lésbico.

En conclusión, Nier Automata comete numerosos errores al intentar mostrar el funcionamiento de una sociedad, sus individuos son planos y cortados por el mismo patrón. Tratan de mostrar en su juego la problemática de los asuntos humanos y no lo consiguen, porque para ellos la humanidad se compone simplemente de personas blancas y cis-hetero. Esto sumado a los torpes intentos de sexualizar personajes femeninos para atraer al público masculino y heterosexual hace que el dramatismo de la obra naufrague.  

En mi opinión cuando escribieron el guión del juego no pensaron en tratar  sobre diversidad, personas LGBTQ+, pero al tener que hablar sobre la formación de lxs individuxs se encontraron con ello, y optaron por el camino fácil, echar las teorías queer a un lado y hacer una sociedad en la que la sexualidad es heterosexual y lxs individuxs no tienen problemas con el género al que se les asigna. Esto anula la intención primera de la obra, que es la reflexión sobre los problemas humanos, ya que da una visión totalmente sesgada y que no es representativa para una gran parte del público.

Hacer Comentario