Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Geguri, jugadora profesional de Overwatch y posiblemente la mejor Zarya del mundo, ha sido víctima de un machismo intolerable desde su incorporación a los Shanghai Dragons.

Una jugadora fuera de lo común

Kim Se-yeon, más conocida por el sobrenombre Geguri, es una jugadora profesional de Overwatch que ha fichado recientemente por el equipo Shanghai Dragons. Geguri está marcando un hito al convertirse en la primera mujer que compite en la Overwatch League. Sin embargo, su camino hacia la liga no ha sido sencillo y no ha estado libre de problemas. Tras participar en varios encuentros de e-sports, como el Nexus Cup o el OGN Overwatch APEX, Geguri llamó la atención por su sobresaliente rendimiento. Con un ratio de victorias superior al 80%, los oponentes de Geguri la acusaron de estar haciendo trampas. No podían concebir la idea de que una mujer tuviera un rendimiento tan brillante en un campeonato de videojuegos de renombre.

El machismo no acepta su talento

Fue entonces cuando la web surcoreana Inven, especializada en la escena profesional de videojuegos, invitó a Geguri a demostrar su inocencia: tuvo que jugar partidas durante más de una hora en un entorno controlado y predispuesto, siendo grabada por una cámara. El resultado no daba lugar a dudas: Geguri era una maestra jugando con los tanques y especialmente con Zarya. A pesar de ello, Geguri estaba triste. Tuvo que esconderse tras una máscara al final de la emisión, insegura por la exposición pública, e incluso insatisfecha con su excelente desempeño: “Podría haberlo hecho mejor, pero llevo estresada varios días por las acusaciones…”, se resignó a decir.

Ni siquiera la máscara podía ocultar su semblante gris, conteniendo las lágrimas. Y para colmo, nada de esto fue suficiente para algunos. Geguri llegó a recibir amenazas de muerte a posteriori. Parece ser que el mundo no iba a aceptar por las buenas que una jugadora prodigio formara parte de la escena profesional.

Indefensión aprendida

Geguri se enfrenta ahora a una prueba de fuego diferente, aún más dura e insidiosa que las acusaciones de hacer trampas. Estos días, la brillante jugadora ha escrito comentarios muy duros en Twitter relativos a su aspecto físico: “Cuando estoy estresada, devoro comida basura compulsivamente. Estoy muy gorda y lo siento mucho por ser tan fea. ¡En la fase 3 [de la Overwatch League], trabajaré duro para mostraros una parte bella de mí, aunque sea solo dentro del juego!”. Hace unas horas, escribió en la misma línea: “¡Estoy tan gorda que me podéis llamar sapo de ahora en adelante!”.

Hay cientos de jugadores en la Overwatch League. Geguri es la primera mujer en formar parte de esta élite, y también la primera en pedir disculpas a la audiencia por su aspecto físico. No es una casualidad: es empujada a este punto solo por ser mujer. Ningún hombre de la Overwatch League ha sido cuestionado por su apariencia hasta ahora. Pero con Geguri es diferente. A pesar de que aún no ha debutado en la liga (la fase 3 está a punto de comenzar), su apariencia ya ha sido objeto de fuertes discusiones en la red.

Cuando Geguri llegó por primera vez a Los Ángeles, la gente debatió sobre si su nuevo corte de pelo era o no suficientemente femenino en el subreddit competitivo de Overwatch. Y cuando apareció por primera vez en la Blizzard Arena, el chat de Twitch se llenó de comentarios malintencionados: “¿Es eso una chica? lol”, “Qué chico tan mono”, “¿Ella?”. Por lo tanto, es innegable que la inseguridad sobre su propia apariencia física ha sido alimentada en gran medida por la comunidad de jugadores.

Cuando atacan a Geguri, atacan a todas las mujeres

Cuando las mujeres tratan de incorporarse en entornos predominantemente masculinos, como pueden ser la mayoría de las escenas e-sports, no suelen tener un camino fácil. Además de los retos habituales a los que se enfrentan los jugadores profesionales, ellas deben superar obstáculos añadidos por el simple hecho de ser mujeres.

El talento de Geguri fue cuestionado inicialmente con acusaciones de trampeo solo porque era una mujer, y tuvo que salir a demostrar su inocencia aportando pruebas fehacientes que no se le han exigido a ningún hombre hasta el momento. Ahora que está a punto de debutar en la Overwatch League, la cosa va a más y está siendo sometida a examen por su aspecto físico, que nada tiene que ver con su valor como jugadora profesional. Se está desacreditando a Geguri porque no sirve al deseo masculino, porque no obedece a las normas de belleza hegemónicas. Geguri no es alta, no es delgada, no lleva el pelo largo ni se maquilla. Esto resulta amenazante para muchos hombres: una jugadora profesional, una promesa femenina que acapara espacio en un entorno predominantemente viril, y que además no sirve a sus deseos masculinos cishetero.

Aunque sea involuntariamente, Geguri es una pequeña revolucionaria a su manera, porque rompe un techo de cristal a nivel profesional y también a nivel personal. Y por ello hay hombres que se están empeñando tanto en destruirla. Las críticas hacia su aspecto son una estrategia para dinamitar su confianza y su autoestima. Si Geguri está insegura y estresada, puede que no dé lo mejor de sí en la liga. Y si ella falla, el resto de futuras jugadoras profesionales que observan sus pasos con entusiasmo pueden verse desmoralizadas. Es algo sistemático. Cuando atacan a Geguri, atacan a todas las mujeres.

Todxs con Geguri

Geguri acaba de cumplir 18 años y está enfrentándose a una ola de misoginia salvaje solo por querer jugar en la Overwatch League. Parece que se han olvidado de que es una de las mejores Zaryas del mundo. O tal vez es que lo tienen demasiado presente, y están temblando de miedo. Sea como sea, es nuestro deber apoyarla para que su talento pueda brillar por encima de todo el odio sexista.

Como diría Zarya: “¡Fuerte como una montaña!”.

Avacyn

Hago activismo LGTB+, escucho bandas emo que pasaron de moda hace más de una década, y soy main Mercy cuando juego a Overwatch. No sé cuál de esas tres cosas me provoca más dolores de cabeza, pero al final del día no las cambiaría por nada.

Artículos Relacionados