Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Varus no descansa

Seguramente ya sabréis que League of Legends tiene  oficialmente su primer personaje con trasfondo homosexual, Varus, la Flecha del Castigo. Él es la fusión de un Oscuro con dos amantes: Kai y Valmar.

Las reacciones de la comunidad de League of Legends han sido positivas, elogiando el lore más profundo y desarrollado de Varus y el espectacular arte detrás del emotivo vídeo junto con los cómics que lo acompañan. Como ya contaron en Gaymer.es, Riot Games, ha apostado por utilizar la tragedia de una relación sentimental y no ha buscado una pretendida diversidad. El resultado es una historia de amor homosexual, creada de manera natural y que encaja en el universo fantástico de Runaterra.

 Lo que esconden los cómics

Cabe mencionar que en los cómics se desarrolla mejor este contexto homosexual, tocando temas interesantes como la amistad previa de los amantes, la complicidad que desarrollan como pareja, la presentación a la familia, la aceptación familiar incluso lo que viene a ser un ritual ceremonial similar al matrimonio homosexual poniendo el valor de aceptar el compromiso romántico de estar unidos para siempre el resto del camino.

Son temas tocados sutilmente pero que acompañan al pueblo de Pallas, en Jonia, donde transcurre la historia. Incluso la presencia de niños curiosos preguntando por las hazañas de Kai y Valmar pone en manifiesto la consistencia de la familia homoparental en el universo de League of Legends.

Está claro que el vídeo hubiese sido suficiente para entender la importancia del Oscuro sobre Kai y Valmar pero se ha extrapolado bien intencionadamente en el cómic para tocar expresamente esos temas de una forma natural sin buscar polémica y dar a entender que el propio universo de League of Legends alberga pluralidad, sin distinción de género, identidad u orientación sexual. Al fin y al cabo, como expresaba Eltringham: “…en un universo en el que un dragón puede visitar tu planeta o alguien puede tirarte un osito de peluche ardiente, dos chicos besándose no hará que alguien se ofenda”

¿O no?

Reacciones adversas

No obstante, donde hay luz, hay sombra. La razón de este texto viene a raíz de la reacción de un youtuber conocido del que afirma que el lore de League of Legends es cada vez peor. Dispuesto a escuchar sus razones encuentro para mi sorpresa una retahíla de comentarios homófobos que sí que van cada vez a peor.  

Comienza afirmando que la historia no tiene pies ni cabeza y que incluyen a la fuerza una relación homosexual, cuando Riot Games ha dejado claro que no buscaban la diversidad, sino que todo partía desde la tragedia romántica sin distinción de género.

Según el youtuber, todo ello es de “ir de modernos” y es fácil decir eso porque lo “moderno” desde un punto de vista práctico siempre es pasajero. Algo así como una moda en lo que pretende dar a entender, y  dicho así parecería que la homosexualidad es la tendencia del momento y que después no tendrá importancia.

Resulta curioso como un reproche que a menudo usamos en la comunidad LGTB+ cuando encontramos situaciones que pretenden ser inclusivas de forma forzosa termina siendo un argumento utilizado por homófobos en nuestra contra. Lo que da más importancia a revindicar el correcto uso de la homosexualidad cuando se está hablando sobre ella a diferenciar cuando al igual que otros rasgos de un personaje forma parte de manera secundaria sin necesidad de etiquetar a ese personaje simplemente por ser homosexual.

El conocimiento propio frente a la incomodidad

Bien, después este youtuber continúa en el vídeo diciendo un “sí, pero…”. Sí, me gusta el arte y la música pero… la carente explicación de qué no le gusta y la reiterada repetición de que son gays como una coletilla constante y con cierta incredulidad me hace temer lo peor.

En este punto del vídeo ya definitivamente corroboré la homofobia que iba a ser evidente en el resto del vídeo. Ante algo que desconoce enseguida aclara desde su conocimiento quién es el activo y quién es el pasivo (cuando esto no se menciona en ninguna parte) pero desde su punto de vista se sentirá mejor reconocer quién hace la figura de “mujer” y de “hombre” en la pareja. A lo largo del vídeo lo vuelve a dejar claro: Valmar es el activo y Kai es el pasivo bajo su punto de vista. De ninguna manera esto es relevante para contar una historia de amor, ni mucho menos para definir en base a su personalidad o expresión de género cuáles son sus roles.  

La verdadera necesidad del homosexual  

Lo siguiente es de manual de homófobos: “Claro, pasan tanto tiempo en el bosque, pues ya sabéis el dicho… cualquier agujero es trinchera”. En definitiva, la versión más comercial de la homosexualidad desde que los homófobos vieron Brokeback Mountain les sirvió para justificar que en realidad todos los homosexuales son heterosexuales que no encontraron mujer y les vale “cualquier agujero”. ¡Qué mal les hizo Brokeback Mountain!

Continúa diciendo que la historia está incompleta cuando tiene antecedes suficientes para situarla en un contexto y dejar al lector continuar por lo que todo está desarrollado y en ningún momento afirma exactamente qué faltaría por contar de la historia. Luego en los comentarios, otros afirman que la historia sí está completa lo que no ha terminado de leerla como puede comprobarse más adelante.

La incomodidad como punto inconexo

Como podéis suponer todo se trata de buscarle tres pies al gato simplemente por el mero hecho de aparecer una relación homosexual. Si pudiera volver atrás en el tiempo y cambiar el vídeo, los cómics, el relato para que constara de una relación heterosexual estaría interesante comprobar entonces su reacción.

Este sujeto sigue elogiando el arte y al mismo tiempo afirma que los creadores se han fumado algo, tampoco entiende los cómics puesto que piensa que el Oscuro mata a uno para fusionarse con el otro de “forma rara”. Sin embargo, el cómic deja claro que el Oscuro domina a Valmar a cambio éste le pide salvar la vida de Klei. La razón por la que ambos entran en el pozo se dice en los cómics ya que en el templo de Pallas se conocía la existencia de ese poder capaz de “renovar lo que está roto”, sin conocer Valmar que realmente se trataba de un “castigo”. El youtuber ve inconcebible tres cuerpos en uno pero dragones y magia es totalmente plausible en un mundo fantástico.

La violencia tolerable y el amor intolerable

Para no alargar más, durante el vídeo hace referencias a Darius. Ya que también “se lo han cargado”. Ahora está “amariconado” y “tiene la regla”, se siente como un héroe y él no es así. Cito literalmente: “Darius en la realidad, no, le corta la puta cabeza a la mujer y dice: Bien, me la he follado un par de veces, esto que me llevo. Y se acabó. Porque él es el puto amo”. Esto último suena casi admiración. Curioso como a día de hoy se premia más la violencia sin sentido que una mera relación de amor entre dos homosexuales.

Él, todo un experto en historias, considera que es más verosímil la violencia gratuita, sin trasfondo, un personaje que no evoluciona ante acontecimientos, estático, pero bien definido que un personaje que cambia y tiene dudas. Todo tiene su causa y consecuencia, incluso los peores villanos (y mejor contados) son aquellos que tienen un pasado que explica su causa. De hecho, ni los villanos son del todo villanos, ni los héroes son del todo héroes, va de tonos grises o mejor dicho: de una mezcla de muchos colores.

El problema es que a muchos les gustaría que todo fuera de un único color. Quizás les vendría bien asomarse a un amanecer o una puesta de sol y comprobar que en la naturaleza como en la realidad, todo día tiene un antes y un después, y bajo esa mezcla de colores del cielo quizás haya una historia única de amor contada en un instante inolvidable.  

Antonio J. - (@Indyle0)

Ex-YouTuber, analista de videojuegos, gran conocedor del fenómeno indie y tendencias videojuegiles, diseñador de Matrix y escritor de sensualidad suprema.

Latest posts by Antonio J. - (@Indyle0) (see all)

Foros Conociendo a Varus y la polémica en torno al mismo.

Debes estar registrado para responder a este debate.