Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Después de My Ex-Boyfriend the Space Tyrant, la desarrolladora independiente Up Multimedia logró recaudar mediante kickstarter la cantidad suficiente para poder realizar su secuela. Escape from Pleasure Planet confinua fuertemente apoyado en tres pilares. La jugabilidad de point and click, la mezcla entre ciencia ficción e imaginario gay, y su diseño de personajes a cuenta del ilustrador Joe Phillips.

Esta nueva entrega vuelve a estar protagonizada por Tycho, el sexy capitán espacial de buen corazón. En su cometido de meter entre rejas a los peores criminales espaciales se topa con Brutus. Éste villano ha escapado tras cometer un delito y es perseguido hasta Arcadia, un planeta vacacional. A éste planeta acuden miles de turistas para disfrutar de sus mayores fantasías simuladas de forma virtual. Escape From Pleasure Planet nos ofrece una aventura gráfica cargada de humor, puzzles, historias de amor y mucha ciencia ficción clásica.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de fijarse en este videojuego, es que se trata de una obra creada con bajo presupuesto. Esto se nota en el acabado gráfico, que pese a contar con buenos artistas, se queda algo cojo en animaciones y en los detalles de algunos escenarios. Sin embargo, lo peor de jugar a esta saga (incluyo también su primera parte) es la usual aparición de pequeños bugs. Aunque los chicos de Up Multimedia resuelven estos bugs de forma frecuente, todavía está lejos de ser un juego sólido en el que la presencia de estos errores terminan por empañar la experiencia de un juego que merece la pena probar.

El segundo aspecto a tener en cuenta, es que se trata de un videojuego dirigido al público masculino homosexual. Luke Miller, creador de ambas entregas, ha dejado siempre clara su intención de hacer el juego más gay de todos los tiempos. Un videojuego en el que el protagonista es gay y no tiene reparos en mostrar su cuerpo, pero donde también se muestran más tipos de identidades sexuales y personajes que evaden los clichés. La ciencia ficción combina perfectamente con el tono ligeramente erótico-festivo de Joe Phillips, jugando constantemente con la complicidad del jugador. La tensión sexual entre Tycho y el villano Brutus dan como lugar a momentos hilarantes, cumpliendo los deseos de los jugadores que siempre hemos querido vivir una historia de corte homosexual y fantástico.

Escape From Pleasure Planet es un gran salto hacia adelante en comparación con su predecesor. Luke Miller pone toda la carne en el asador ofreciéndonos unos puzzles interesantes y explotando al máximo sus escasos recursos. Todo esto lo hace valiéndose de una trama construida alrededor de un meta-juego que está lleno de posibilidades. Las simulaciones virtuales a las que entramos se convierten en puzzles que van más allá de la clásica combinación de objetos. En algunos lugares tendremos que entender las reglas por las que se rige ese determinado mundo virtual y tratar de encontrar la solución. Incluso en ocasiones se atreve a correr riesgos rompiendo la cuarta pared o incitando al jugador a utilizar el pensamiento horizontal.

Por otra parte, se presenta una trama mucho más centrada y de corte más serio, que conserva agradables toques de humor pero sin perder el hilo conductor. En ésta secuela, no solo tenemos una aventura gráfica de chicos semidesnudos, sino también se nos pone a prueba como jugadores. Este es el gran acierto con respecto a la primera entrega, que poseía un trama endeble y pecaba de simple. Tanto era así que a los jugadores habituados a las aventuras gráficas nos resultaba casi ofensivo. Up Multimedia solventa su error, incluso llegando a incluir historias y problemáticas actuales que ocurren habitualmente en la comunidad gay. Además, de continuar aderezando todo con algunos guiños a la cultura pop y otros videojuegos célebres.

En resumen, Escape From Pleasure Planet es un regalo para todos aquellos jugadores que han deseado una épica aventura de temática gay. Es cierto que es un juego mucho más disfrutable si te gustan las ilustraciones de Joe Phillips y tienes ganas de vivir una aventura espacial con tintes homoeróticos y un poco de petardeo. Sin embargo, aunque no comulgues con lo anterior, igualmente posee buenas bazas como para divertir a cualquier gaymer. Lamentablemente, no deja de ser un juego enfocado a un nicho que al no disponer de muchos recursos no está a la altura de otras aventuras gráficas clásicas a las que toma como referencia.
Escape From Pleasure Planet está ya disponible en Steam por 14,99€

Mikel Calvo

Game Designer made in Bilbao. Utiliza las mecánicas de juego a veces como un artesano y a veces como un alquimista. Actualmente mantiene una relación abierta con su gato.

2 Respuestas

Hacer Comentario