Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Blizzard lleva meses poniéndonos al fandom los dientes largos con la existencia de un personaje LGTB+ entre sus filas. Antes incluso del lanzamiento oficial del juego ya avisaban de la posibilidad de que al menos uno de los personajes que manejamos millones de jugadores a diario perteneciera a la comunidad LGTB+, pero en la reciente Blizzcon han recalcado la idea de que no sería uno, sino varios, los personajes en cuestión.

Pues bien, parece que el misterio empieza a desvelarse. ¡Y de qué manera! En el último número del webcomic publicado hoy en la página oficial de Blizzard podemos ver a Tracer en una íntima escena doméstica con Emily, otra mujer. Sin entrar en etiquetar a Tracer como lesbiana o bisexual, se limitan a dejar clara su relación sentimental con otra mujer.

Sin duda, la forma que ha tenido Blizzard de dosificar la información respecto a la orientación sexual de sus personajes ha resultado en un magnífico fenómeno de márketing que ha fomentado la creación de todo tipo de teorías, ilusiones, sueños y esperanzas (sexy Hanzo me toca el kokoro, ejem). La mayoría de estas teorías han apuntado a personajes con corporeidades menos normativas, como la vigorosa Zarya, la fornida Mei o el desaliñado Junkrat.

El hecho de que finalmente sea Tracer, que ha sido prácticamente la mascota del juego desde su lanzamiento, uno de los personajes confirmados como LGTB+, demuestra una vez más el compromiso adquirido por Blizzard por la diversidad, el respeto y la normalización de una realidad que está más presente en nuestro día a día que nunca. En el universo creado por Blizzard, que ha enganchado ya a más de veinte millones de jugadores en todo el mundo, la diversidad afectivo sexual no sólo aparece representada, sino que se convierte en un elemento central.

¡Bravo y gracias, Blizzard!

P.D: podéis seguir la historia de Tracer y Emily aquí.

Jorge González Sánchez

Soy arquitecto, pero deserté. Ahora desarollo videojuegos y escribo sandeces sobre género. Utilizo el Metro de Madrid como espacio de ocio y distensión, fluctuando entre la ciencia ficción clásica y la Nintendo 3DS. También hago listas de Spotify la mar de entretenidas. Perdonad si no me explico bien, en Grindr suelo dejar este campo en blanco.

Artículos Relacionados