Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Como todos sabemos, esta semana ha sido la de la salida de las nuevas y esperadas ediciones de Pokémon, la edición Sol y la edición Luna. Estas entregas presentan muchísimas novedades con respecto a lo que nos tenían acostumbrados y nos trasladan a Alola, un archipiélago que recuerda a Hawaii. Estas islas tropicales están llenas de sorpresas y nuevos retos para los fans acérrimos de las sagas, además de estar completamente adaptadas para todos los jugadores que decidan que es buen momento para empezar a jugar a Pokémon por primera vez en su vigésimo aniversario.  Pero, ¿sabéis también de lo que está plagado? De referencias a nuestros orígenes, a la primera región de todas, a Kanto, y es que desde el hecho de que nuestro avatar se muda a Alola desde allí, pasando por la banda sonora, la gran presencia de los Pokémon de primera generación, hasta ciertos detalles en la Festi Plaza o los colores en las portadas de ambas ediciones, nos recuerdan a aquellos Rojo y Azul que muchos disfrutaron en los noventa en sus primeras portátiles. Pero, ¿qué más hay que nos remita a esta región? PUES NUESTRO QUERIDO CAMPEÓN RED Y SU ARCHIENEMIGO BLUE (conocido como Green en Japón), cuya relación parece haber evolucionado bastante desde que lucharon con dos Pokémon a nivel 5 en aquel laboratorio de Pueblo Paleta como dos grandes y míticos rivales.

Los que hemos seguido la saga Pokémon desde otras fuentes ajenas a los juegos, hemos visto cómo la relación de Red y Blue iba avanzando poco a poco. Por ejemplo, en la serie de animación, la rivalidad entre ellos se exageró hasta un límite insospechado y a medida que se desarrollaban las primeras temporadas, ambos se pisaban los talones el uno al otro constantemente, casi como en las tres primeras ediciones de los juegos. Pero en temporadas posteriores de la serie, en las que corresponden a la cuarta generación (D/P/Pt), Gary (el nombre que recibió Blue en el anime) se muestra un poco más compasivo con Ash (la versión más infantil y caricaturizada de Red) y le regala un Colmillo Agudo para hacer evolucionar a su Gligar a Gliscor. Aquí podemos ver cómo esa rivalidad ha pasado a ser más una BROTP que otra cosa, porque cuando aparecen juntos en escena, huele a gay por todos lados.

En los primeros números del manga que relatan la historia de Kanto, Red y Blue llegan a intercambiarse los equipos por equivocación o a pelearse por la custodia de un desdichado Ninetales sobre el que ambos tenían el ojo puesto. ¿QUIÉN SE QUEDA CON EL ZORRO DE NUEVE COLAS DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN? Si esto no es amor y una pelea de pareja, yo no sé qué clase de parejas tenéis vosotros, pero mal vamos.

Tras todo este tira y afloja muy Sora+Riku-ish, y después de muchos años sin saber lo que pasa en los armarios de Kanto, de pronto nos presentan a unos Red y Blue adultos, ataviados con prendas veraniegas y un estilo fresco y más personalidad de la que cualquiera hubiera esperado. Sólo con mirarles las caras ya sabemos de qué palo van, Y VAN DE PAREJA, de recién casados, de tortolitos. No, nos pueden engañar. No nos pueden decir que aquello es una casualidad, y que esas dos personas están allí porque sí. Mi alma y cuerpo de gaymer no lo permiten. Nos han traído a un Red con unos pectorales como dos buenas lunas llenas, una camiseta deportiva y vaqueros, y a un Blue estilizado con pinta de pasarse el día con la cámara interna del móvil abierta colgándose de los brazos del mozo moreno.

El anuncio del regreso de esta pareja provocó un explosión de arcoíris, purpurina, pintalabios de Jeffree Star y highligting y nos dejó a todas sin peluca y con el contouring de Magnolia Crawford hechísimo. Internet se volvió loco y comenzaron a llover fanarts de todos lados. Nuestras TLs se llenaron de sobeteo, de selfies de ambos, de Reds descamisados siendo sobados por Blue, y todas nosotras sintiendo envida (y no de la sana, no os engañéis).

Creo que esto es algo muy importante, porque aunque no es canon (para GameFreak, no para nuestras mentes perversas), da mucho que pensar, y por si fuera poco, Pokémon Sol y Luna ya han demostrado ser más LGBT+ friendly de lo que todos pensábamos con líneas de algunos personajes que aparecen durante el juego, y esto señores, es algo muy bueno, porque además de nosotros, los juegan los niños, y que la madre del avatar te pregunte con total normalidad que quién te gusta, si el amiguito o la amiguita que acabas de conocer, me parece una muy buena forma de educar pasito a pasito a las mentes del futuro. Yo quiero pensar que ellos están juntos, y quiero que los niños que jueguen a los juegos lo piensen, que se lo planteen, que lo asimilen y eduquen sus mentes sobre eso. Por favor, no nos los han traído tan guapos y recién casados para nada. ¿Punta Cana? ¡Las lunas de miel ahora se celebran en Alola!

Angel Poulain

Mi vida es como una copia barata de Mean Girls, porque mis amigas en vez de ser rubias, tener vaginas o disfrazarse de ratón, tienen nabos con pelo como la melena de blancanieves y hacen la bruja mala. También lo pensáis, ¿verdad? Que sea una copia barata no quiere decir que no sea perfecta.

Artículos Relacionados