Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Salvo sorpresas de última hora, Paper Mario: Color Splash es el último gran juego exclusivo de Wii U. Una consola que ha tenido un catálogo algo justito pero con unos títulos first-party bastante notables. Tenía grandes reparos al empezar éste juego, ya que bebe directamente del cansino Paper Mario: Sticker Star de 3DS, sin embargo ha resultado ser uno de los mejores RPGs de Mario a los que he jugado.

Los niveles del juego están perfectamente entrelazados, formando una maraña de puzzles, fases de exploración, pruebas y jefes finales. A menudo debemos revisitar una fase varias veces si queremos encontrar todas las estrellas iris para devolver a la Isla Prisma el color que le ha sido robado. Los combates presentan un curioso sistema de cartas de ataque, que deben ser coloreadas con pintura. La gestión de la pintura en el juego es muy importante ya que permite combatir con más fuerza, pero también resolver puzzles y completar los niveles al 100%.

El tono del juego es hilarante de principio a fin. O al menos, es hilarante en comparación a lo que suelen ser los juegos de Nintendo. Los diálogos están plagados de parodias a la cultura pop, autoparodias e incluso un poco de humor histriónico y gamberro (aunque del blanco, eso sí). Cuando lo requiere, Paper Mario te hace reír, lo que hace muy agradables las 40 horas de juego.

Por desgracia, por mucho humor que se tenga, su argumento no deja de ser la misma fórmula de Nintendo con la que llevamos casi 25 años, cayendo en todos los tópicos a su paso.

Isla Prisma está principalmente habitada por Toads. Posiblemente sea el juego de Nintendo donde aparecen más Toads (y de todos los colores). Éstos cientos de Toads comparten todos una misma característica en común. No me refiero a las declaraciones de Koichi Hayashida (director de Captain Toad) donde dijo que eran asexuados, aunque también dijo que expresaban su género como querían y en éste juego no aparecen ni Toadettes ni Toadettos (ninguno demuestra tener una identidad sexual definida). Me refiero a que en éste juego, todos los Toads son unos vagos de narices.

Durante las 40 horas de juego no verás a un Toad hacer nada. Son seres sin casa, ni trabajo, ni motivaciones vitales. Nos pasamos la mitad del juego salvando el mundo, y la otra mitad arreglando los problemas personales de cada uno de los seres micológicos que habitan en la Isla Prisma (ciudad de vacaciones, suponemos). La princesa Peach no muestra ninguna intención de ayudar en la misión, aunque tras unas horas de juego es raptada por Bowser para terminar de dejar claro al jugador el papel que cumple en la saga Mario. Sueño con poder jugar un plataformas cooperativo protagonizado por Peach y Estela, con bien de coronas, de tacones y magia, pero para eso todavía nos quedan algunas generaciones.

Luigi juega al escondite con nosotros y nos manda postales, como dejando a entender que sabe que no le llamas para ayudar pero que lo tiene superado, que está en Mikonos pasándoselo pirata y te apoya como hermano y todo eso. En los videojuegos donde hay cuartos oscuros y cosas que succionar ocurre que Luigi es el protagonista, pero si le llamas un fin de semana para que te ayude a pintar una isla ya no se deja ver tanto.

El único personaje realmente dispuesto a echar un cable es Baldo, la ya clásica mascota-guía de los juegos “complicados” de Nintendo que en ésta ocasión brilla con luz propia, llevando la batuta en las conversaciones y haciendo chascarrillos para compensar el mutismo selectivo del fontanero. Un aliado que está a la altura de otros personajes de Nintendo y espero que termine apareciendo en un futuro Smash Bros (como luchador, no como item).

En definitiva, Paper Mario: Color Splash es un RPG realmente disfrutable que sirve como un precioso broche final a la gran colección de Wii U, que nos ha sabido dar lo mejor de cada saga (o casi). Recomiendo su compra especialmente si disfrutas de ver a Mario solucionando problemas como estuviera en un docu-reality de televisión por cable.

Mikel Calvo

Game Designer made in Bilbao. Utiliza las mecánicas de juego a veces como un artesano y a veces como un alquimista. Actualmente mantiene una relación abierta con su gato.
Foros Paper Mario: Color Splash: Hay un Mario en Isla Prisma que lo hace todo

Debes estar registrado para responder a este debate.