Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La polémica está servida. La noticia se ha extendido rápidamente por las redes sociales y foros. La Comic-Con de Tokio, uno de los eventos más importante del mundo del cosplay ha establecido una serie de normas para todas las personas que quieran asistir disfrazadas a este evento. Algunas de estas normas son más o menos lógicas (como el uso de materiales peligrosos, por ejemplo) pero otras atentan directamente contra la libertad de expresión de los cosplayers.

Según recogen varias fuentes, los asistentes masculinos que quieran entrar en la feria no podrán hacerlo disfrazados de personajes femeninos, es decir, no podrán hacer crossplay. A pesar de la polémica de esta noticia, este tipo de prohibiciones deben ser más comunes de lo que creemos. Según las palabras de la fotógrafa Naoko Tachibana (que trabaja además con minorías LGTB en Japón), este tipo de normas se hacen por miedo a personas a las que no se les puede hacer el passing (leer el género de una persona a simple vista) y porque lxs organizadorxs no suelen encontrar “visualmente agradable” ver a hombres disfrazados de mujeres. Y no es la primera vez que el crossplay en general (independientemente de la identidad de cada persona) ha sido prohibido en Japón ya que hace años ocurrió lo mismo en un evento similar en Osaka. En este caso, gracias a la presión que ejercieron muchas personas, tuvieron que levantar la prohibición.

¿Ocurrirá lo mismo en Tokyo? Parece que sí; es muy posible que al final la prohibición sea levantada, pero con otra norma que, aunque no genere tanta polémica, puede llegar a ser incómoda para determinados colectivos. Lxs organizadorxs del evento han decidido que repartirán una especie de distintivo con un color diferentes para los dos géneros binarios (un color para los hombres y otro para las mujeres). Esta medida puede resultar especialmente violenta para aquellas personas que no se sientan identificadas con un género binario (ágeneros, géneros fluidos, bigénero, trigénero, pangénero, Kathoey…).

Desde Gaymer.es nos alegramos de que las normas injustas generen incomodidad y que la gente se manifieste en contra de ellas. No estamos del todo de acuerdo con la nueva medida, pero creemos que levantar la prohibición es un paso adelante. El cosplay, como otras muchas expresiones artísticas no debería tener barreras de ningún tipo. Transformarnos en nuestros personajes favoritos es una experiencia empoderadora, independientemente del género de nuestrxs ídolos.

Esperamos que el mundo del cosplay sea cada vez un espacio más seguro y libre de normas que limiten nuestra expresión.

Alex Red-Miau

Druida de la zarpa gatuna de día, kendoka de rango Neko Shogun de noche, a las 12 me pego un tiro y salvo Japón de las sombras mientras tú pestañeas.

Artículos Relacionados