Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Que me encantan los simuladores de vida y los juegos de gestión no es ningún secreto, y es que todo lo que traiga la opción de mejorar, comprar y cambiar de atuendo a los personajes es algo que me puede; y tal vez estas hayan sido las razones para que esta saga de Nintendo, Style Boutique, se haya ganado un hueco en mi corazón y sea un “Day One” seguro.

El mundo de Style Boutique (o Girls Mode en Japón, o Style Savvy en EEUU) es un mundo de fantasía, donde solo hay chicas muy monas, todas con la misma talla y cuerpo, adineradas y una pasión casi enfermiza por la moda. Lo único que las diferencia de unas a otras es, como si de tribus urbanas se tratara, su estilo particular. Y aquí es donde entra tu papel, ya que tendrás que convertirte en una vendedora sagaz para poder endosarle cualquier prenda o conjunto a tus clientas y volverte millonaria, para poder comprar más ropa y seguir vendiendo como si no hubiera mañana.

New Style Boutique 2: ¡Marca Tendencias! es la entrega en dónde la fantasía se hace “meta” y forma parte del juego en sí mismo. Nada más empezar nos hacemos pequeña y formamos parte de Glamburgo, una ciudad de muñecas con vida en la que tendremos nuestra tienda de moda para darle el estilo que se merece a este mundo sin alma. Además, como novedad, también podremos hacer nuestros pinitos como peluqueras, maquilladoras, modelo e incluso diseñadora tanto de interiores como de ropa. Una fantasía propia de un reality de Divinity

Como dice el barbero, pelo, pelo, pelo.

Con respecto a su entrega anterior, han eliminado la opción de tener un ayudante en tu tienda, tanto chico como chica, y sobre todo el no poder vender ropa masculina y no poder tener clientes chicos que también quieren estar al nivel de la moda de Glamburgo. Como en las entregas anteriores, sólo puedes ser una chica y no tienes opción de ser un chico, aunque en un reciente parche, el cual no ha salido de Japón, podíamos echarnos un novio en nuestros sueños para poder vestirlo y hacernos fotos con él. Todo muy natural y sano. Al principio echaba en falta la opción de poder ser un chico y es uno de los ejemplos más claros que tengo de como la elección del avatar en un juego de estas características es importante y hace que conectes de una forma más personal, aunque el no tener opción de escoger género, en mi caso hizo un efecto totalmente contrario

Una de las razones por las que Style Boutique me cautiva desde el minuto uno es porque me lo llevo a un terreno personal. No soy un avatar cualquiera vendiendo ropa, sino que he decidido otorgar a mi personaje una personalidad y un estilo muy definido dentro de este mundo de clones, por lo que sin darme cuenta he acabado llenando mi armario con ropa propia para un desfile y sobre todo, para juzgar tu estilo por encima del hombro. Como si de Anna Wintour se tratara, mi personaje en Style Boutique es clasista, estilosa y marca tendencias cada vez que desfila, rompiendo las normas y creando un sentido de la moda refinada y en la mayoría de las veces extravagante. En mi boutique solo vendo la ropa que el juego categoriza como “chic” y la decoro y hago los escaparates de acuerdo a mi visión de lo que yo considero “moda”. Soy mi mayor fuente de inspiración y mi ego no me permite vender ropa que no se ajuste a lo que yo considero que se debe llevar en esa temporada, por lo que en la mayoría de los casos me niego a ayudar a gente que viene pidiendo un conjunto de un estilo del que no estoy familiarizado.

Encuentro en Style Boutique una faceta totalmente desconocida para mí, ya que el mundo de la moda o precisamente el estilismo y la personalidad que tiene mi avatar no puede estar más lejos de la realidad. Estoy interpretando un papel que no sé si reflejará mi persona interior o simplemente me divierte ser una diva y dotar al juego de un componente rolero que no tiene, para darle mayor profundidad a mi experiencia de juego. En cualquier caso, en este mundo de fantasía yo soy la que manda y la que lleva tu estilo a juicio.

Alfonso Maté

Filólogo inglés licenciado en la Universidad de Málaga, aunque según Facebook, mi profesión es "Entrenador Pokémon". Los videojuegos configuran mi personalidad y forman una parte esencial de ella. Mis áreas de interés se centran en la búsqueda personal y la construcción de la propia identidad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario