Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Una de las sagas más maltratadas, a mi parecer, por Capcom, pero que cuenta con una legión de fans lo suficientemente fuerte para que no caiga en el olvido es la famosa saga de investigación Ace Attorney. Esta saga, que justo este año celebra su quince aniversario, consta más de seis entregas entre juegos principales y spin-offs. En España pudimos disfrutarlos en su versión de NDS con una localización tanto en textos como en voces totalmente en castellano, pero debido al poco interés por la compañía de Street Fighter y a las pocas ventas que cosechaba, parece que dejó de merecer la pena la localización de entregas posteriores llegando a ni siquiera salir del territorio nipón y en algunos casos, distribuidos únicamente en formato digital.

En este caso, vengo a hablaros de la relación de dos personajes en concreto que no son otros que los claros protagonistas del juego. Por una parte, tenemos a Phoenix Wright, nuestro abogado eternamente inexperto e inocente que podemos ver crecer a lo largo de las múltiples entregas de la saga. El otro implicado es Miles Edgeworth, nuestro rival por excelencia, el fiscal de nuestros sueños húmedos, el Riku de nuestro Sora, el Green de nuestro Red, la Coco Montresse de nuestra Alyssa Edwards. Efectivamente, hablo de ese rival al que le tenemos cierto cariño, y digo cierto por no decir que lo amamos con locura, pero esta sociedad opresora no nos deja lanzarnos encima suya en un tribunal delante de un juez porque nos demandarían por depravados, y creedme, no queremos vernos metidos en un juicio como los que aparecen en esta saga.

Es sabido que estos dos personajes mantienen una estrecha relación desde que eran pequeños puesto que fueron compañeros de clase y que los caminos del señor RuPaul los han llevado a defender a desgraciados delante de un juez que más que otra cosa, se dedica a mirar y a recibir latigazos o callarse cuando un testigo se lo indica. Pero, ¿RuPaul tenía alguna intención más en juntar sus caminos? Efectivamente. Este par de defensores de la justicia tienen una de las químicas más grandes en escena cuando están juntos. No pueden vivir sin apuntarse con el dedo el uno al otro, sin protestarse a las caras por no gritarse “te quiero”, sin encontrarse después de los juicios y hablar de cómo han llegado hasta ahí y obviamente, dejar ver entre líneas, que, si ambos están por ahí, es por el otro. Por favor, ¿hay mayor crimen que no dejar que estas dos personas estén juntas, revueltas y un poco sueltas?

Obviamente, siempre tiene que haber un personaje que rompa la tensión y nos haga un poquito de tilín para imaginárnosla en el fondo de nuestra mente teniendo bebés con Phoenix y esa es la señorita Maya Fey, la Watson de nuestro abogado, pero, ¿de verdad queremos ver eso? No nos engañáis. Sus discusiones sobre escaleras, culturas y comida no nos van a hacer olvidar los pétalos en el aire cuando Phoenix y Edgeworth se miran.

La OTP Phoenix X Miles nos ofrece todas las dosis de drama que nosotras necesitamos y más aún. Despedidas, cartas de suicidio, secuestros, y a estos dos personajes rodeados de harpías que más que otra cosa, estorban y entorpecen el camino de su relación 100% aprobada y bendecida por nuestra señora Madoka.

Si amar a ese señor de pelo gris, traje rojo y cuello con volantes es un crimen, ¡PROTESTO PORQUE ME LLEVEN PRESA!

Angel Poulain

Mi vida es como una copia barata de Mean Girls, porque mis amigas en vez de ser rubias, tener vaginas o disfrazarse de ratón, tienen nabos con pelo como la melena de blancanieves y hacen la bruja mala. También lo pensáis, ¿verdad? Que sea una copia barata no quiere decir que no sea perfecta.

Una Respuesta

  1. Killian Vermont

    ¡Totalmente de acuerdo! Es innegable la tensión sexual entre Phoenix y Miles, aunque Maya igualmente tiene un lugar especial en mi corazón (pero prefiero el yaoi entre estos dos por mil y una razones que no voy a exponer aquí xD).

    Acabo de terminar el último juego que ha salido, el Ace Attorney 6: Spirit of Justice (En inglés y digital, como no), y no podía faltar un Phoenix x Miles… Si no lo has jugado, ¡Te lo recomiendo!