Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hoy martes día 26 de abril se celebra el Día de la Visibilidad Lésbica. El objetivo es exigir igualdad de derechos para las lesbianas. Curiosamente el movimiento empezó en España en el año 2008 con el objetivo de dar visibilidad a este colectivo del que muchas veces nos olvidamos.

La visibilidad y el empoderamiento están relacionados en nuestra sociedad. Cuando hablamos de visibilidad estamos hablando de un proceso de dos partes: individual y colectiva. La primera implica una confianza en responder a nuestras propias necesidades, ser honestxs con nosotrxs y mostrar nuestros deseos ante la sociedad. La segunda parte tiene que ver con el fomento del protagonismo como vía para impulsar cambios positivos en la vida de las personas pertenecientes a este colectivo. Ambas partes son igual de importantes y es muy complicada conseguir una sin la otra.

La visibilidad lésbica es un tema pendiente en todo el mundo, siempre y cuando exista una presunción universal de heterosexualidad se nos obligará a recordar que no somos ni seremos heterosexuales, algo que genera incomodidad constante.

El gran coste que ha supuesto la invisibilidad del colectivo a lo largo de la historia ha permitido a algunas mujeres vivir su sexualidad de manera clandestina sin generar demasiado revuelo. Sin embargo, hay que plantearse si el poder de la invisibilidad es también la kryptonita. Hoy en día la representación lésbica es bastante menor que la de los gays, sus homólogos masculinos. Esto reproduce las mismas dinámicas que existen entre las personas heterosexuales: los hombres están más presentes que las mujeres y su representación en los medios es muy desigual. Los medios de comunicación y entretenimiento pueden llegar a influenciar nuestro propio concepto; leer un libro en el que lxs protagonistas tiene determinadas características en común con nosotrxs puede llegar a hacer que nuestra autoestima mejore. Con los videojuegos pasa exactamente lo mismo, las personas crean avatares en base a sus propias características, por lo tanto es lógico pensar que cuando un avatar se parece a lo que deseamos ser, mayor conexión tendremos con el juego y mejor nos lo pasaremos.

La bandera arcoíris contiene todos los colores,sí, pero el morado es el último. Por eso hoy hemos decidido hacer un pequeño ejercicio de visibilidad desde Gaymer.es. Además de habilitar un espacio en el foro para comentar esta noticia algunxs de nosotrxs escribiremos unas líneas sobre nuestro personaje lésbico favorito. Hemos optado por mujeres que sienten deseo sexual por mujeres, esto deja a un lado a las mujeres bisexuales, pansexuales y “playersexuals” (su sexualidad es determinada por el género de nuestro avatar). Sería estupendo que todo el mundo hiciese su aportación a este día tan importante. Además del foro de Gaymer.es, podéis utilizar los hasthag #lesgame y #VisibilidadLésbica en Twitter para proponer vuestros propios personajes lésbicos favoritos.

Os invitamos encarecidamente a aportar nuevas visiones y otros personajes lésbicos que conozcáis, que os gusten u os parezcan llamativos. Recordad que podéis hacerlo a través del foro de Gaymer.es y también de las principales redes sociales, utilizando los hashtag #lesgame y #VisibilidadLésbica

Daga Puñales: DagaComo jugadora y lesbiana desde que tengo uso de razón, pocos son los ejemplos que puedo contar de personajes femeninos y menos que además sean abiertamente homosexuales, ya que es cierto que cada vez existen más juegos donde nosotras podemos elegir tanto el género como la orientación sexual de nuestro personaje, pero no deja de ser una orientación artificial que es lo que definimos como “playersexual”. En el resto de juegos en los que ni siquiera tenemos esta opción, la mayoría de las veces nos tenemos que conformar con que exista un subtexto lésbico entre dos personajes, muchas veces sugerido y otras tantas fruto de la imaginación y el poder del “fandom”.

Por ejemplo, el caso de Fang y Vanille en Final Fantasy XIII, sobre las que se da a entender que comparten una relación más íntima de la que se puede pensar en un principio. Aunque durante el juego en ningún momento ambas se llegan a declarar su amor de forma explícita afirmando que lo que comparten es una relación de hermandad. Si hacemos una lectura más a fondo sobre los personajes somos capaces de ver que entre ellas hay algo más. De hecho que ambas usen el mismo apellido ha generado un gran debate sobre si realmente son familiares o no. En el juego, cuando llegamos a su lugar de origen, descubrimos que su concepto de familia es más parecido a una comunidad o tribu que al sentido tradicional de familia, de ahí que todos los que la constituyen adopten el nombre de la localización como el suyo propio, siendos los nombres completos de ellas “Oerba Dia Vanille” y “Oerba Yun Fang”. Lo que realmente hay que mirar del nombre completo de ellas no es el Oerba, que simplemente denota su procedencia, sino su segundo nombre. “Dia” y “Yun”, que significan “día” en español y “noche” en el dialecto de Okinawa. Esta analogía entre día y noche o luz y oscuridad es un recurso más que frecuente cuando se nos presentan este tipo de relaciones en diferentes medios.

En la tercera entrega del juego, la relación entre ellas parece incluso que da un paso más, aunque nuevamente desde un punto de vista simbólico, en el que Vanille y Fang son capaces de salvar las almas del inminente fin del mundo en la catedral de Luxerion llevando a cabo lo que es básicamente un intercambio de votos que nos hace pensar irremediablemente en una unión de pareja tradicional.

Con todos estos datos, es más que evidente que aquí hay algo más que una relación de hermandad, pero al no hacerlo de forma explícita tenemos que recurrir a las eternas suposiciones, interpretaciones y nuevamente al subtexto. Al final el tema del subtexto parece más una excusa por parte de las compañías para evitar posicionarse en un lado u otro de la balanza, siendo esto de poca ayuda para la visibilidad lésbica en los videojuegos.

AlfonsoAlfonso Maté: En el último juego de Gust para PS4, Nights of Azure, nos encontramos con la historia de amor trágica que viven Arnice y Lilysse, dos chicas cuyo destino es salvar el mundo aunque eso signifique sacrificarse para que la otra pueda vivir. En toda la promoción del juego se nos ha vendido que ambas solo se profesan una amistad pura y verdadera y ni siquiera el propio creador no lo deja del todo claro. Es inevitable pensar en Mecano cuando en “Mujer Contra Mujer” cantaban aquello de “lo disfrazan de amistad” cuando hablamos de la amistad entre estas dos chicas.

El mundo acabará dentro de poco invadido por demonios bajo una noche eterna y está en manos de Lilysse, la reencarnación de la diosa que una vez selló esta maldición en el pasado, acabar con este destino sacrificándose para conseguirlo. Por supuesto, su “amiga” Arnice, la cual es mitad demonio, no va a consentir que esto ocurra y deberá encontrar una manera para evitar que Lilysse muera aunque tenga que hacerlo ella durante el camino.

El juego es explícito en la relación que ambas tienen llegándose a decir “te quiero” durante su aventura. De hecho, el juego cuenta con cinco finales diferentes dependiendo de la relación que tengamos con Lilysse al ganar al jefe final. Durante el juego no hay ningún momento en el que dejen abierta ningún tipo de atracción o relación diferente a la amorosa por ambas partes e incluso otros personajes del juego lo ven, lo aceptan y se lo dicen sin ellas negarlo. La invisibilidad que se le da desde la contraportada del juego mismo diciendo que son amigas negando lo evidente es algo que puede generar confusión.

Como estrategia de marketing, el no quererse mojar a la hora de presentar la relación de ambas, no es sino para llegar a un público más generalista, perdiendo así la oportunidad de desmarcarse y vender este juego como lo que es, un Action RPG con una atmósfera lésbica innegable colocándose así como uno de los pocos juegos de este género que trate este tipo de narrativas.

AlexAlex Red-Miau: El ejercicio de elegir un personaje lésbico en el mundo de los videojuegos no es sencillo. En primer lugar porque a diferencia del mundo real, la mayoría de los personajes femeninos que mantienen algún tipo de relación sentimental con otra mujer suelen ser bisexuales. Siendo el día que es me parece importante descartar todos estos personajes porque el día de la visibilidad bisexual es otro. También es complicado porque las lesbianas en el mundo de los videojuegos son muy pocas, de ahí la importancia de este día para lxs gaymers.

Por lo tanto, si tuviese que elegir una mujer lesbiana sin duda me quedaría con alguien como Samantha del Mass Effect 3. En primer lugar porque es encantadora y aporta algo novedoso al escuadrón al ser una de las pocas personas que no tienen entrenamiento militar. Hablar con ella y ver que poco a poco se va adaptando a los diferentes acontecimientos aporta humanidad al juego, incluso diría que le dotan de más vida. Además es un personaje que no carece de sentido del humor, muchas de las situaciones más divertidas del juego tienen a Samantha como protagonista (y a EDI).

Y por supuesto, el hecho de que sea una boardgamer también le da muchos puntos, realmente en esto me siento bastante identificado con ella. Pero probablemente lo que más me gusta de ella es que es un personaje con una sexualidad definida desde el principio; Samantha era lesbiana y siempre lo será independientemente de tu género. Hoy en día hay muchos personajes cuya sexualidad depende del género de nuestro protagonista, ver personajes que pueden llegar a rechazarnos independientemente de lo que hagamos le da de un realismo muy necesario.

Gaymer España

La principal comunidad para jugadores LGTB+ de habla hispana
Foros Día de la Visibilidad Lésbica en Gaymer.es
Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)
  • Autor
    Publicaciones
  • #4525
    Sasarai
    10 Publicaciones

    Creo que me expresé mal. No quería dar a entender a Faris como lesbiana, sino como ejemplo tópico “trans” o de orientación sexual diferente. La verdad es que a mi también me toca mucho la moral que no tengan la libertad o la intención de sacar a relucir este tipo de historias en videjuegos populares. Estamos siempre en las mismas :(

    #4518
    Alex Red-Miau
    148 Publicaciones

    La verdad es que nunca pensé en Faris como lesbiana, pero la relación entre Fang y Vanille era tan obvia que no pude entenderla de otra forma. Sobre todo porque si Fang fuese un hombre todo el mundo estaría convencido de esa relación. A la compañía el asunto le salió redondo porque al final, al no confirmar nada cada unx pensará lo que le de la gana y muchxs darán palmas.Me toca bastante lo que viene siendo los huevos. Sobre todo porque me parece que es una historia mucho más bonita que la de Snow y hubiese sido buena idea “sacarlas del armario”.

    El mundo necesita más lesbianas. Y ali-oli, el mundo necesita de ambas cosas.

    #4508
    Sasarai
    10 Publicaciones

    Me parece absolutamente necesario.

    A pesar de todo lo que se ha conseguido hoy día en cuestión de derechos y de reconocimientos, aún hay mucho que hacer en cuestión de visibilidad de distintas comunidades . No sólo ya en cuestión de orientación sexual, sino por desigualdad de género. Lamentablemente en el presente hay personas que suman invisibilidades, en este caso ser mujer y lesbiana. Es una vergüenza que hoy día se “sumen” adjetivos a la visibilidad de un colectivo y no se “equivalgan” con la de otros.

    Pero desde aquí quiero lanzar una crítica al colectivo al que pertenezco, ya que muchas veces nos olvidamos cuál es el objetivo común entre todxs. Y es que aún en días de celebración como el Orgullo Gay, en las ciudades se convocan seminarios, certámenes de cine y cortos, charlas, de corte predominantemente gay, olvidándose del colectivo lésbico, transgénero, bisexual… Debemos seguir luchando por conseguir una equidad de representación social teniendo en cuenta de dónde venimos y a dónde pertenecemos, pero sin dejar por el camino a los compañerxs.

    Es una lástima que no pueda dar un ejemplo de visibilidad lésbica en el mundo de los videojuegos. Leyendo el artículo he recordado a Fang y a Vanile de FFXIII, pero por mucho que estrujo el cerebro en todos los juegos que he jugado no recuerdo ningún episodio similar. Aunque no puedo parar de recordar personajes como Hannah de Suikoden II o Faris de FFV, pero sería injusto mencionarlas, ya que, como Hannah de Suikoden, creo que representan más los tópicos de la figura lésbica que realmente otorgarles un significado de “visibilidad”. Y con los tópicos nunca estoy agusto…

    ¡Saludos!

Viendo 3 publicaciones - del 1 al 3 (de un total de 3)

Debes estar registrado para responder a este debate.