Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Segunda parte del artículo dedicado al Cross-Dressing en videojuegos. Primera parte consultable aquí.

En la primera parte del artículo hemos podido ver algunos casos que actúan como una muestra “física” del cross-dressing, aunque hay otros personajes que nos han hecho ver esta práctica como algo más profundo. Hay que tener en cuenta que estos casos probablemente requieren un análisis psicológico mucho más profundo pero que resultan muy interesantes de mencionar. Para ello, tomaremos esta parte de la definición de “travestismo” como base: «Aunque el término «travestismo» suele hacer referencia en la mayoría de las ocasiones a una persona transexual que desea expresarse de una manera acorde a la propia identidad de género, el travestismo puede presentarse en personas de diferentes identidades y orientaciones sexuales y englobar en un mismo conjunto diversas actividades y comportamientos transgénero realizados por diversos motivos, tales como la infiltración, las representaciones dramáticas, el entretenimiento, el transformismo, la adaptación social y como fetichismo sexual.»

En referencia a lo que mencionamos en la primera parte de este artículo, no todos los personajes acuden al cross-dressing como una mera situación dependiente del contexto o en torno a una misión. Otros de los personajes que vamos a mencionar en esta nueva entrega usarán esta práctica como algo que forja su género, su personalidad y sus miedos.

Persona 4 es, probablemente, uno de los representantes del rol más importantes y mejor valorados entre la comunidad. Sus personajes, su diseño y su historia hicieron que más de uno se encariñara, se sorprendiera y, porque no, llegase a llorar con algunos de los momentos más emotivos del juego. Y, sinceramente, el juego en sí daría para una tesis doctoral en toda regla si empezamos a profundizar en los motivos de cada uno de los personajes que salen en la historia. Pero para el tema del que queremos hablar, nos vamos a centrar en dos de ellos. Primero, vamos a hablar del personaje más problemático: Teddie. Desde el principio del juego sabemos que este pequeño oso que nos acompaña durante nuestros viajes al mundo oscuro es una “sombra”, uno de los monstruos que habitan dentro de Mayonaka TV pero que ha adquirido una conciencia humana tras las distintas visitas/víctimas que ha habido últimamente.

Pero, también él se refiere a sí mismo en género masculino. A medida que avanzamos en la historia, Teddie siente curiosidad por el mundo humano por lo que decide adentrarse en él tomando la forma de un joven rubio totalmente andrógino que además, no duda en ningún momento en vestirse de mujer en numerosas ocasiones (como a la hora de celebrar una victoria en el spin-off de lucha Persona 4 Arena). Estos cambios, sin embargo, tienen un motivo: El encontrarse a sí mismo. Teddie, a pesar de su aspecto exterior, es uno de los personajes que más sufren debido a no tener una identidad propia como tal, por lo que no duda en intentar todas las posibilidades que tiene en su mano para poder encontrar alguna forma de poder sentirse como quien realmente es.

Tomando como base el hecho de que Teddie no es un personaje humano como tal, es difícil de hablar sobre identidad de género pero es cierto que desde el principio, su mayor ambición es encontrar una identidad, por lo que prueba diferentes máscaras para descubrir con cual puede sentirse más a gusto.

Segundo, tenemos a Naoto Shirogane, otra de las protagonistas del juego. Una de sus mayores inseguridades reside en su género y no duda en mostrar desprecio en el hecho de ser una mujer. Su mayor deseo en el mundo es convertirse en una reputada detective pero, sin embargo, es un mundo lo suficiente machista como para que no la tomen en serio, ya no sólo por su edad, también por ser mujer, por lo que no duda en vestirse como un hombre y agravar su voz a la hora de hacer interrogatorios para que la tomen en serio hasta el punto que en el juego llegan a identificarla en los medios como “El Príncipe Detective”.

Finalmente, y con la ayuda del elenco protagonista, acepta que no tiene que cambiar para encontrar su sitio en el mundo. Este caso es también bastante complicado ya que tal como está presentado el personaje, no tendríamos un caso de cross-dressing, sino algo más parecido a la disforia de género (personas que no encuentran correspondencia entre su identidad de género y su sexo biológico). No es realmente complicado ver como Naoto detesta ser mujer por los motivos expuestos arriba y, usando la definición dicha, el personaje usa el cross-dressing para pasar desapercibido entre la gente así como para encontrar la adaptación social que, debido a su edad y su género, cree no encontrar. A pesar de que finalmente acepta ser lo que es, su viaje personal no resulta, ni mucho menos, sencillo.

Finalmente, el caso de los gemelos Ashford, los antagonistas de Resident Evil: Code Veronica X. Al poco de empezar el juego nos encontramos con Alfred, uno de los gemelos, que nos apunta cariñosamente con un rifle de francotirador. Tras una tensa e interesante conversación, seguimos avanzando por la isla hasta que nos encontramos con Alexia, la otra gemela. Sin embargo, una pregunta despierta en la mente del jugador. ¿Por qué no encontramos nunca a los gemelos juntos? Las pocas ocasiones donde vemos a la pareja unida son en los vídeos de su infancia que han sido grabados para la posteridad. Resulta que Alexia era portadora del virus “t-Veronica” que, sumado a sus deseos de “divinidad”, obligó a su hermano a que la congelara durante quince años, sin saber las consecuencias de este acto. La personalidad de Alfred fue poco a poco deteriorándose convirtiéndolo en una persona sádica y psicótica. En 1994, durante la construcción de su residencia privada y la prisión, su mente se rompió creando una nueva personalidad: la de su hermana Alexia. Durante nuestra estancia es la isla, veremos a Alfred vestido tanto de sí mismo como de su hermana, haciéndonos creer que todavía está viva cuando en realidad sigue en su criogenización en una base de la Antártida. Esta situación llega a su clímax cuando, en uno de los numerosos ataques a Claire y Steve, Alfred se ve reflejado con el maquillaje de su hermana pero sin haber acabado totalmente con la transformación descubriendo que la Alexia que “convivía” con él no era más que un producto de su mente esquizofrénica. El caso de Alfred es todavía más especial que los anteriores ya que no entra en ninguna de las definiciones dadas anteriormente. Si bien podemos decir que este caso tan sólo importa de una forma narrativa, dado su peso argumental en el juego, Alfred no practica el cross-dressing como una forma de infiltración o entretenimiento, sino más bien como un recurso dramático en el que el personaje necesita fingir y mostrar -de forma física- ser su hermana para poder sentir que está a su lado.

Estos tres casos son bastante particulares, ya que cada uno de ellos muestra el cross-dressing de una forma personal ya sea el descubrir la verdadera identidad, ocultarla debido al odio hacia el propio género o llenar un vacío que es imposible volver a cubrir. Si bien el último ejemplo es más un recurso dramático que un claro ejemplo de cross-dressing bien llevado, los otros dos sí pueden ayudarnos a ver un poco más sobre la psicología humana al ver como los personajes muestran dudas e inquietudes sobre quiénes son y qué hacen para descubrirse a sí mismos.

Sin embargo, algunas de estas actitudes chocan de frente con las definiciones que se dan sobre el travestismo, como explica la sexóloga Ester Álvarez (2013) en su página web: Aunque el cross-dressing implica travestirse, es decir, adoptar vestimentas del otro género, no implica que sean “transexuales”. «A estos hombres no les gustaría estar 24 horas vestidos de mujer, ni adoptan el rol social de mujer en su día a día (la identificación con el otro género es sólo mientras dura la experiencia del travestismo). Tampoco se sienten en un cuerpo equivocado como es el caso de la transexualidad, no quieren cambiar de sexo ni se hacen cirugías.»

Está claro que las motivaciones son muy diferentes para cada personaje -aunque todas ellas están alejadas de lo sexual- y tenemos desde algunos casos que son simples misiones que dependen del contexto a una búsqueda de uno mismo mientras que otros son recursos dramáticos para potenciar el trasfondo de un personaje o mostrar así su locura. Sin embargo, lo que sí hemos podido observar es que parece que algunas compañías tienen más claro que otras como mostrar esta práctica, aunque podemos afirmar que, de momento, el travestismo no es cosa de juegos.

Referencias Bibliográficas

Álvarez Guillén, E. (Julio de 2013). Practicar Crossdressing, Ser Crossdresser. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://esteralvarezguillen.blogspot.com.es/2013/07/practicar-crossdressing-ser-crossdresser.html

BBC (17 de Diciembre de 2002). Women Actors in Ancient Rome en BBC’s Women’s Hour. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://www.bbc.co.uk/radio4/womanshour/2002_52_fri_04.shtml

Burrows, S. (2006). Blackmail, scandal and revolution London’s French libellistes, 1758–92. Manchester, UK: Manchester University Press. ISBN: 9780719065262.

Ryan C. & Futterman, D. (1997). Lesbian and gay youth: care and counseling. Philadelphia, EEUU: Hanley & Belfus, Inc.

Satoru Iwata (18 de Diciembre de 2013). Nintendo Direct. Disponible en https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=OS_gYzv02SQ#t=106

The Guardian (23 de Julio de 2005). Smallweed en The Guardian Comment. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://www.theguardian.com/comment/story/0,,1534673,00.html

Tougne, D. (2012). Le Chevaler d’Éon: Franc-maçon et espionne. París: Trajectoire.

Xavi Martínez

29. Filólogo inglés, traductor, kendoka y posible homersexual. Mi género favorito son los juegos de rol (malos, buenos, occidentales, orientales…) y puedo llegar hasta completarlo varias veces. Me encantaría vivir en el mundo de Dark Souls o de Dragon Age, al lado de Toro de Hierro.