Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Primera parte del artículo dedicado al Cross-Dressing en videojuegos. Segunda parte consultable aquí.

El cross-dressing (proveniente de una combinación de las palabras inglesas “cross” –cruzar, pasar- y “dressing” -traje) es una práctica que no es, ni mucho menos, moderna. Desde tiempos antiguos ha sido algo comúnmente utilizado en campos como en el teatro griego o británico, en el que sólo los hombres tenían permitido poder actuar (BBC, 2002). Esta costumbre se ha ido estirando a otros usos literarios o en el que más nos interesa ahora mismo: los videojuegos. Sin embargo, vamos a comprobar que ni mucho menos tiene una relación directa y el travestismo acaba convirtiéndose en un recurso excesivamente dramático en el que no se profundiza en el porqué de su uso sino simplemente en una excusa para crear un personaje con semejantes características.

Desde tiempos clásicos los varones –ya sean hombres o niños- eran los únicos que podían actuar mientras que las mujeres veían su papel relegado al de espectadoras. Varios eran los supuestos motivos por los que ocurría esto como, por ejemplo, la necesidad de tener una fortaleza física necesaria para poder cargar los bártulos de un pueblo a otro o que tanto en la antigua Grecia como en Roma como en la época medieval, se consideraba escandaloso que una mujer apareciese en escena. Esta práctica perdura hasta el siglo XVII ya que hasta en el teatro de Shakespeare los papeles de las mujeres eran interpretados por hombres o niños.

No es hasta la Restauración Inglesa de 1660 cuando se levanta esta prohibición establecida por los puritanos y las mujeres comienzan a actuar en Inglaterra (The Guardian, 2012). Margaret Hughes es considerada la primera actriz profesional que participó activamente en escenarios del país anglosajón siendo su primer papel conocido el de Desdémona en la obra Otelo.

Una de las figuras históricas más importantes en el cross-dressing y que personalmente más me fascina es, sin duda, la de Charles-Geneviève-Louis-Auguste-André-Timothée d’Éon de Beaumont… más conocido como Le Chevalier d’Éon (Tougne, 2012). Este joven francés nacido en 1728 actuó como diplomático y espía aprovechándose de sus rasgos andróginos para poder conseguir sus propósitos como tal. Sin embargo, a pesar de haber nacido como hombre, en la época en la que d’Éon se vestía como mujer aseguraba haber nacido como mujer, quizá movido por su papel (Burrows, 2006). Pero lo más fascinante es la capacidad tan natural de poder engañar a personas de ambos sexo gracias a su físico andrógino y sus numerosas habilidades que, en esa época, estaban bien divididas por género.

La historia de Le Chevalier d’Éon resulta tan interesante que no son pocas las versiones en las que se ha intentado llevar su vida al teatro, al manga y anime e incluso al videojuego –aunque haya sido como un cameo como uno de los servants que tenemos a nuestra disposición en Fate/Grand Order mostrando su físico andrógino como podéis ver en la imagen-. Tanto el manga como el anime toman dos caminos muy distintos pero con un punto de partida idéntico: el asesinato de Lia de Beaumont, un personaje creado para aportar ese toque dramático a la historia. En el anime –que a día de hoy sigue siendo uno de mis favoritos-, D’Éon era poseído por el espíritu sediento de sangre de su hermana cada vez que se encontraba con alguien relacionado con su asesinato mientras que en el anime, el protagonista tenía que vestirse como su hermana –peluca incluida- y en ese momento el espíritu tomaba el control de su cuerpo para poder luchar.

A pesar del toque de dramatismo, estas versiones sí tenían algo en cuenta: La habilidad como espadachín del personaje histórico. Pero, no deja de parecer curioso cómo han podido utilizar algo tan personal como el cross-dressing como un arma para la batalla. Sin embargo, los videojuegos han mostrado esta práctica de otras formas, como veremos a continuación.

Generalmente, el travestismo implica o puede implicar un deseo o condición transexual del individuo en que desea que se le reconozca como una persona del género opuesto en la que su identidad de género es discordante a su género biológico (Ryan & Futterman, 1997). Con las siguientes historias veremos algunos ejemplos en el que el cross-dressing está siendo usado con una dimensión meramente física y temporal por distintos motivos que crean el trasfondo de algunos personajes, mientras que otros lo hacen como un mero aporte literario para crear una situación dependiente del contexto.

Vamos a empezar con el personaje más conocido que ha tenido la oportunidad de cambiar su vestido para conseguir salvar a una de sus amigas y, cómo no, este honor recae sobre Cloud, protagonista absoluto de Final Fantasy VII. Un soldado (o más bien, exsoldado) masculino, duro y hombre de pocas palabras. Sin embargo, en cierto momento de la historia en la que su compañera Tifa es secuestrada por los hombres de Don Corneo, un conocido proxeneta de los barrios bajos de Midgar, no duda en decidirse en infiltrarse en su mansión para poder salvarla. Para ello, tendremos que pasar por una serie de submisiones y pequeños minijuegos en los que iremos consiguiendo diferentes prendas y complementos para poder causar la mejor impresión a Don Corneo. Y vaya si lo consigue. El mafioso no tarda en fijarse en nuestro conjunto y cuerpo y no duda en elegirnos como su concubina personal, momento en el que nos libramos de nuestro disfraz y procedemos a la liberación de nuestra amiga. No hay que olvidar que este fragmento de la historia se sigue considerando a día de hoy uno de los momentos más emblemáticos del juego, aunque seguramente sea recordado como un momento gracioso del género y ha suscitado muchas dudas sobre su inclusión en el futuro remake para las consolas de última generación. Al igual que Le Chevalier d’Èon, Cloud utiliza el cross-dressing para lograr un propósito de interés propio. No se trata de una motivación personal sino de algo dependiente del contexto de la misión que en este momento tenemos en nuestras manos.

Por otra parte, ha habido personajes que han usado el cross-dressing como sistema de supervivencia y para ello usamos como ejemplo a dos personajes bien identificados en géneros tan distintos como la lucha y los juegos de rol. En primer lugar tenemos a Bridget, uno de los personajes más queridos de la saga de lucha en 2D Guilty Gear que tiene un oscuro pasado que le obligó a sobrevivir vistiéndose como una mujer. En el pueblo de Inglaterra donde nació, se ve como un augurio de mala suerte el nacimiento de gemelos del mismo sexo y se obliga sin excepción que uno de los dos sea sacrificado o exiliado. Sus padres no querían perder a ninguno de sus hijos por lo que tomaron una de las decisiones más “rápidas”, criar a su hijo Bridget como si fuese una mujer. Consciente en todo momento de su género y queriendo ayudar a su familia, decide marcharse para cazar a otros Gears con el único objetivo de regresar a su aldea con la recompensa y demostrar que las creencias de su pueblo son simples supersticiones.

En segundo lugar tenemos la historia de Faris, una de las protagonistas del siempre olvidado Final Fantasy V. Este personaje es, en realidad, una de las dos hijas del rey Alexander Highwind que se perdió en el mar tras un accidente naval y fue rescatada por piratas. Debido a que el mundo pirata es misógino, éstos obligaron a Faris a vestirse y actuar como un hombre para sobrevivir en ese mundo. Sin embargo, tras otro accidente con Syldra, un dragón de mar, en el que éste personaje salió viva de nuevo decidieron convertirla en la líder de los piratas, convirtiéndose de esta forma en el capitán más joven de la historia de los piratas. Cuando se encuentra con los demás protagonistas decide ocultar su verdadero género, hasta el momento en el que se reencuentra con su padre y con su hermana Reina –otra de los personajes principales de la historia- dando lugar a uno de los momentos más emotivos del juego. Faris no está muy reñida con Bridget en cuanto a ejemplo de cross-dressing ya que ambas tienen que fingir ser algo que no es (cambiar la ropa, la actitud…) para poder sobrevivir en un mundo en el que de otra forma no hubiesen podido hacerlo. Este personaje se encuentra con la disyuntiva entre “vivir como un hombre” o “sobrevivir a su suerte como mujer”. Si bien cuando la revelación de que en realidad es una mujer actúa como punto de inflexión del personaje frente a sus compañeros de aventura, Faris sigue fingiendo ser un hombre delante de sus piratas.

Otro ejemplo que puede ser traído a colación es el de la princesa Zelda en The Legend of Zelda: Ocarina of Time aunque hay que cogerlo con cierto cuidado. A lo largo del tiempo ha habido discusiones sobre si su alter ego Sheik es masculino o femenino, aunque en el último Hyrule Warriors (a pesar de no ser un título canon de la saga, como bien dijo el fallecido Iwata (2013) en uno de los Nintendo Direct) este personaje se presenta definitivamente como femenino. En Ocarina of Time, la princesa decide cambiar su aspecto por el de Sheik, un miembro masculino de la tribu Sheikah. Esto se demuestra por pequeños detalles en los que se refieren a él como un hombre como cuando la Princesa Ruto habla a Link del misterioso hombre llamándole «nice young man» y en la versión original japonesa, Sheik se introduce a sí mismo con «boku», un pronombre usado principalmente por hombres jóvenes. Ya no sólo tenemos estos detalles también su aspecto físico muestra un hombre musculoso sin mostrar curvas y rasgos femeninos más propios de la princesa Zelda. Zelda/Sheik vuelve a mostrarnos un ejemplo parecido al de Cloud, ya que finge ser un hombre no sólo para ocultarse del enemigo, también para ayudar temporalmente a Link con su búsqueda. Si bien aquí hay una motivación personal (huir y no dejarse atrapar por el enemigo), hay una finalidad que depende del contexto de la aventura.

Como hemos podido observar en estos ejemplos, Cloud y Zelda usan el cross-dressing para poder obtener un fin, ya sea salvar a una amiga o ayudar a un héroe en apuros (que, curiosamente, en este caso es un personaje masculino). Sin embargo, tanto en el caso de Bridget como el de Faris, el cross-dressing se usa para poder sobrevivir creando, de esta forma, un trasfondo para el personaje convirtiéndolos en lo que son, si bien no dejan de ser recursos literarios para un futuro momento dramático a la hora de descubrir quienes son realmente. Cloud travestido en un hito que se sigue recordando en los videojuegos y Faris se ha mantenido en la sombra, pero tan sólo hace falta que hagáis una búsqueda de Bridget en Google para descubrir que su condición ha sido usada para… más de un motivo oscuro. En el caso de Zelda, se ha debatido tanto sobre el género de Sheik y ha cambiado tanto su modelo durante los juegos que tan sólo nos queda fijarnos en el caso de Ocarina of Time.

Referencias Bibliográficas

Álvarez Guillén, E. (Julio de 2013). Practicar Crossdressing, Ser Crossdresser. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://esteralvarezguillen.blogspot.com.es/2013/07/practicar-crossdressing-ser-crossdresser.html

BBC (17 de Diciembre de 2002). Women Actors in Ancient Rome en BBC’s Women’s Hour. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://www.bbc.co.uk/radio4/womanshour/2002_52_fri_04.shtml

Burrows, S. (2006). Blackmail, scandal and revolution London’s French libellistes, 1758–92. Manchester, UK: Manchester University Press. ISBN: 9780719065262.

Ryan C. & Futterman, D. (1997). Lesbian and gay youth: care and counseling. Philadelphia, EEUU: Hanley & Belfus, Inc.

Satoru Iwata (18 de Diciembre de 2013). Nintendo Direct. Disponible en https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=OS_gYzv02SQ#t=106

The Guardian (23 de Julio de 2005). Smallweed en The Guardian Comment. Recuperado el 10 de Noviembre de 2015 de http://www.theguardian.com/comment/story/0,,1534673,00.html

Tougne, D. (2012). Le Chevaler d’Éon: Franc-maçon et espionne. París: Trajectoire.

Xavi Martínez

29. Filólogo inglés, traductor, kendoka y posible homersexual. Mi género favorito son los juegos de rol (malos, buenos, occidentales, orientales…) y puedo llegar hasta completarlo varias veces. Me encantaría vivir en el mundo de Dark Souls o de Dragon Age, al lado de Toro de Hierro.