Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Internet es el mundo donde el doble rasero convive de forma cotidiana y totalmente normal con muchas de las grandes virtudes que tiene la red, algo que Robert Yang ha vivido (de nuevo) en sus carnes recientemente y es que su último juego, Rinse and Repeat, ha sido baneado de la plataforma de streaming de videojuegos Twitch, sumándose a Cobra Club y convirtiéndolo en el desarrollador más prohibido del servicio.

Sin embargo, no hay que olvidar las normas de Twitch, en las que se prohíbe cualquier acto de nudismo -al contrario que en otras como Vimeo o la propia Youtube-:

Contenidos o actos explícitamente sexuales: El nudismo no puede ser el punto central o la principal característica del juego en cuestión, así como los mods de desnudo están totalmente prohibidos. Estos actos pueden aparecer en el juego, siempre que no sea el foco principal del streaming y que el jugador esté el tiempo necesario en el área para avanzar en la historia del juego.

Aquí es cuando ocurre el principal problema, ya que podemos ver sin ningún problema las tetas alienígenas azules de cierta fémina de Mass Effect o la sobreexplotación femenina de Dead or Alive, ejemplos que el mismo Yang ha utilizado para explicar su situación. El propio diseñador también se siente indignado ya que Twitch coloca su videojuego a un nivel similar al del infamemente conocido Rapelay, un juego que… bueno, por su nombre podéis adivinar de qué trata. Tampoco parece que haya problema que algunas streamers femeninas se dediquen a enseñar sus atributos (dejando el juego a una mínima parte de la ventana) para conseguir el mayor número de donaciones posibles.

Rinse and Repeat no es un juego que se centre en una interpretación clara del sexo, sino que más bien trata la relación entre hombres de una forma distinta. Aquí no hay amor, aquí hay simplemente anticipación, sumisión y dedicación total a deseos por lo que centrar este juego como algo puramente sexual es simplemente ridículo por mucho que se haya tratado de conseguir..

Pero, ¿qué se puede hacer para destruir este doble rasero de censura que parece afectar a algunos juegos y a otros no, según su contenido? Está claro que estas situaciones son algo que “sólo el tiempo dirá”. Aunque parece que todavía queda un largo camino.

Xavi Martínez

29. Filólogo inglés, traductor, kendoka y posible homersexual. Mi género favorito son los juegos de rol (malos, buenos, occidentales, orientales…) y puedo llegar hasta completarlo varias veces. Me encantaría vivir en el mundo de Dark Souls o de Dragon Age, al lado de Toro de Hierro.