Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Todavía recuerdo como fue mi primer beso. Seguramente, las palabras correctas para describirlo serían “torpe”, “incómodo” y “desagradable” hasta cierto punto. Sin embargo, mi primer beso en el mundo del ocio electrónico no se produjo hasta bastante más tarde. Era difícil que en tiempos de Amstrad, Game Boy o Mega Drive, se hablase de un tema otrora tan comprometido como la homosexualidad y mucho menos, la posibilidad de algún tipo de acción entre personajes del mismo sexo. Cierto es que han existido juegos que han demostrado ciertos estereotipos homosexuales, como puede ser el excéntrico Cho Aniki, donde personajes extremadamente musculosos como una pareja de calvos vigoréxicos son mostrados en las más extrañas situaciones, como haciendo poses con sus ceñidos obis o practicando el ikebana en la cabeza del otro mientras muestra una absoluta felicidad, son retratados sin ninguna vergüenza, aunque mostrando, eso sí, un lado más cómico (Kalata, 2009). Esta saga que bailó entre el shoot’em-up clásico y la lucha en 2D, simplemente mostró diferentes estereotipos, sin llegar a mostrar ninguna actividad homosexual en sus bits. Siempre, claro está, que no consideremos actividad el hecho de que hombres con muy poca ropa se toquen entre ellos.

Pero no fue hasta la segunda PlayStation donde vi el primer beso entre hombres, aunque fue de una forma un tanto especial, para qué negarlo. Este primer juego fue un survival horror que respondía al nombre de Galerians: Ash (Polygon Magic, 2002) e intentó ser la respuesta a Resident Evil quedándose a medio camino pero mostrando unos elementos ciertamente interesantes. En Galerians tomábamos el papel de Rion Steiner, un joven amnésico que despierta en un laboratorio descubriendo que él, junto a otros jóvenes, ha sido víctima de una serie de experimentos para crear humanos con poderes psíquicos usando diferentes drogas (primer tema tabú: check). Sin embargo, el juego llegó más lejos de lo imaginado. A medida que íbamos avanzando en la historia descubríamos que Ash, uno de los Galerians más poderosos de todos los experimentos, quería a Rion para unirse a sus fuerzas, pero en primer lugar, lo lleva al mundo cibernético, donde el villano consigue instalar un virus dentro de la mente de Rion usando un beso como medio. Una situación que si bien no dejaba de resultar cómica por las expresiones faciales que muestran ambos personajes –Rion se muestra completamente sorprendido mientras que Ash parece un psicópata-, puede ser entendida como una barrera que se rompe en un mundo en el que esto sigue siendo realmente sorprendente.

En el campo donde más se ha explorado este aspecto ha sido, como no, en los juegos de rol. Si bien tenemos algunos ejemplos de personajes claramente homosexuales como el caso de Makoto, personaje del JRPG Enchanted Arms (From Software, 2006), que no dudaba en mostrar su amor por Toya y sentirse celoso por la estrecha amistad que existía entre este personaje y Atsuma, el protagonista, no han sido precisamente numerosos los casos donde nuestros personajes podrían establecer una relación de amor con otro personaje del mismo sexo. Baldur’s Gate (BioWare, 1998) fue uno de los primeros juegos clásicos del rol en el que podíamos vivir un romance de la mano del personaje que nosotros mismos hemos creado y del personaje que hayamos elegido… Siempre que eligiéramos jugar alguno de los múltiples mods creados por los fans del juego. Personajes como Chloe (LucyTheBeast, 2003) han protagonizado uno de los romances lésbicos más celebrados por la comunidad gracias, principalmente, a su increíble humanidad. Dejando de lado la frivolidad y la falta de personalidad de otros personajes creados por la comunidad como Nathaniel (Miss Sakaki, 2006) que no dudan en bailarnos el agua para poder tener algo con nosotros… bastante fácil de conseguir con un par de diálogos y otras cuantas batallas.

Beso_02

Sin embargo, con el lanzamiento de Baldur’s Gate Enhanced Edition (Beamdog, 2012) se incluyeron nuevos personajes “oficiales” que ampliaron las opciones de romance del juego original llamados Dorn Il-Khan, un semi-orco bisexual con el que podemos tener un romance ya seamos hombre o mujer; y Hexxat, una vampiresa lesbiana con la que sólo podemos tener una aventura amorosa si somos mujeres. Se agradece la variedad de los nuevos personajes introducida en esta clásica saga del rol, pero nos hace plantearnos una pregunta. ¿Por qué los dos personajes “oficiales” de la saga con el que podemos tener un romance homosexual sepresentan como personajes con un alineamiento malvado?

Bioware ha sido, sin duda alguna, una de las pioneras a la hora de incluir romances homosexuales mucho más realistas entre nuestro personaje y los diferentes NPCs que encontraremos durante nuestra aventura, en especial gracias a la saga Dragon Age (BioWare, 2009) y Mass Effect (BioWare, 2007). La ópera espacial más popular de los videojuegos mostró una serie de personajes realmente interesantes que podían tener un romance con nuestro avatar sin importar nuestro sexo. Uno de ellos fue Liara, una atractiva mujer extraterrestre de piel azul considerada como el romance canon de la serie (Reyes, 2013) pero el caso en el que me quiero centrar, debido a la evolución y a la madurez en cuanto a romances homosexuales, es en la trilogía Dragon Age. Desde la primera entrega, el juego nos permitía tener romances con personas del mismo sexo como fueron el caso de Leliana y Zevran, dos personajes bisexuales totalmente opuestos el uno con el otro. Mientras la primera se muestra como una mujer de carácter más reservado, el pícaro es su parte totalmente opuesto, mostrándose extrovertido en todo momento y sin ocultar en ningún momento sus intenciones sexuales… Si bien es un personaje que se vende al mejor postor por un buen puñado de monedas, como buen pícaro.

Esta tradición siguió en Dragon Age II, que si bien fue criticado por la extrema linealidad y escasez de escenarios, siguió construyendo personajes realmente interesantes donde importaba más la amistad y la rivalidad entre las distintas facciones que el destino del mundo. No fueron pocos los personajes con los que nuestro avatar podía tener un romance homosexual (más hombres que mujeres) como Merrill, la insegura maga elfa; Fenris, el poderoso y pesimista elfo guerrero; o Anders, un mago poseído por un poderoso espíritu. Todas estas posibilidades permitían que el jugador eligiese el romance que mejor encajaba con su personalidad, si bien es cierto que no se libró de cierta polémica entre los jugadores heterosexuales que se vieron “incómodos” ante esta situación (Callas, 2011). Un usuario del foro de BioWare llamado Bastal escribió el siguiente post:

“To summarize, in the case of Dragon Age 2, BioWare neglected their main demographic: The Straight Male Gamer”.

“I don’t think many would argue with the fact that the overwhelming majority of RPG gamers are indeed straight and male. Sure, there are a substantial amount of women who play video games, but they’re usually gamers who play games like The Sims, rather than games like Dragon Age. That’s not to say there isn’t a significant number of women who play Dragon Age and that BioWare should forego the option of playing as a women altogether, but there should have been much more focus in on making sure us male gamers were happy.”

“En el caso de Dragon Age 2, BioWare ha negado a su público principal: El Jugador Heterosexual”.

“No creo que muchos puedan rebatir el hecho de que la inmensa mayoría de jugadores de RPGs son de hecho, heterosexuales y hombres. Cierto es que hay una gran cantidad de mujeres que juegan, pero son jugadores que suelen jugar a juegos como Los Sims, en vez de a títulos como Dragon Age. Esto no quiere decir que no hay un importante número de mujeres ue jueguen a Dragon Age y que BioWare deba presentar la opción de poder jugar como una mujer, pero debería haber un mayor interés en asegurar que los jugadores masculinos estén felices”.

Beso_07No es posible negar que este usuario se quedara más ancho que largo a la hora de mostrar su opinión al caso, pero el término “echar balones fuera” se queda demasiado corto. Sin embargo, el mensaje no acaba aquí ya que más adelante afirma que para un jugador heterosexual está bien mostrar relaciones entre mujeres pero no entre hombres. David Gaider, guionista de BioWare y figura públicamente homosexual, contestó que “los romances en el juego no están hechos para el jugador heterosexual. Están hechos para todos”, añadiendo más adelante que “la mayoría no tiene más derechos en tener más opciones que el resto”. Y ante esto, uno sólo puede ponerse de pie, quitarse el sombrero y romper en aplausos.

Pero no todo acabó aquí, ya que en la última entrega de Dragon Age –esperemos que sólo por el momento- se presentaron a más personajes con los que podíamos tener una relación homosexual. Dorian, el nigromante más poderoso con uno de los pasados más… jodidos que existen en la saga, abandonando la realeza para poder vivir una vida tranquila y convertirse en uno de nuestros intereses románticos. Pero mi favorito es, sin lugar a dudas, Toro de Hierro. Este fortísimo guerrero de otra raza es la muestra de un personaje que se puede saltar por la torera las prohibiciones raciales y de género. Toro es un personaje que costará muchos diálogos, batallas y cervezas para que comience a sentir algo por nosotros… Aunque también será posible para él y Dorian tener una relación entre ellos si están en el equipo y no mostraras interés por ninguno de ellos.

 

Esta independencia consigue regalar una naturalidad a los personajes y a sus emociones que no dependen de nuestras decisiones para poder actuar libremente. Incluso la genial Leliana vuelve como un personaje con el que se puede tener un romance aunque no sea jugable por el momento (¿quizá en un futuro DLC?).

Obviamente, el RPG no es el único género que cuenta con una representación homosexual entre sus personajes, pero no son numerosos aquellos que lo confirman activamente y muestran alguna interacción entre ellos. Uno de ellos es el archiconocido Vamp, que tuvo su primera aparición en Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty (KCEJ, 2001), abiertamente bisexual pero que no deja de ser un dato simplemente anecdótico, mostrando como una mínima parte de su desbordante personalidad y carisma, algo que le hace sentir tan seguro de sí mismo que hasta le permite danzar un peligroso y sangriento zapateado en el pecho de Raiden en la cuarta entrega de la saga. También tenemos un representante en el personaje que da nombre al segundo DLC de Grand Theft Auto IV: The Ballad of Gay Tony (Rockstar North, 2009), una condición que también es un dato anecdótico respecto a los demás personajes mencionados en este artículo. Finalmente, Borderlands (Gearbox Software, 2009) tampoco ha escatimado en mostrar algunos de los muchísimos personajes que aparecen durante las muchas horas que viajaremos por los hostiles mundos de Pandora, presentando a algunos NPCs que no dudan en mostrar abiertamente su condición sexual, quizá porque tienen la posibilidad de defenderse ante las posibles represalias. En especial, en Borderlands: The Pre-Sequel! (2K Australia, 2014), nos encontramos con Janey Springs, el primer personaje que nos encontramos en la luna y que resulta ser lesbiana. Cuando Mr. Torgue, uno de los personajes más graciosos de la saga –y un increíble fan de las explosiones- le pregunta a Janey que si quiere salir con ella y recibe un “no estoy interesado en los tíos” como respuesta, Torgue estalla con un gracioso (y desesperado) “¡NOOOOO! ¡Sólo amigoooos!” (“Friendzooooned!” en la versión original).

Tras este breve repaso por un número elegido de personajes y videojuegos –sin contar, obviamente, con aquellos videojuegos que están expresamente creados con el fin de conocer a personajes homosexuales- hay que agradecer que las compañías se atrevan, poco a poco, a incluir a este tipo de personajes e integrarlos con los personajes heterosexuales sin ser forzados, sino simplemente como ocurre en la vida real, una opción como cualquier otra con la que convivimos a diario.

Referencias Bibliográficas

Straight Male Gamer upset about Dragon Age II gay romances: http://www.thenoisecast.com/2011/03/straight-male-gamer-upset-about-dragon-age-ii-bioware-responds/

Chloe NPC – Baldur’s Gate II: http://www.spellholdstudios.net/ie/chloe

Nathaniel NPC – Baldur’s Gate II: http://readme.spellholdstudios.net/nathaniel.html

How BioWare Heavily Implies Liara Should Be Your Canon Romance: http://gamemoir.com/opinions/bioware-liara-tsoni-canon-romance/