Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Manifiesto Gaymer

No sólo lo decimos nosotros, lo demuestran numerosos estudios especializados: el videojuego se consolida año tras año como uno de los sectores del entretenimiento con mayor índice de discriminación por motivos como edad, sexo, raza, género, orientación sexual y un largo etcétera. Tras noticias como la del escándalo GamerGate, o la limitación en la participación de mujeres LGTB+ en un conocido torneo de League of Legends, se reconoce como necesaria la creación de espacios de protección donde podamos disfrutar de nuestra pasión, los videojuegos, y otras formas de ocio que orbitan a su alrededor, sin miedo al rechazo y con una visión abierta y libre de prejuicios.

Gaymer.es nace para llenar un doble vacío. Por un lado, el que encontramos los entusiastas de los videojuegos en nuestras propias comunidades a la hora de encontrar personas con las que compartir nuestra afición. Por otro lado, la terrible carencia en el mundo digital de plataformas de difusión, normalización y visibilización de la diversidad, y los derechos de las personas que participan de esta pluralidad en el sector.

Esta plataforma se concibe también como un punto de encuentro. Un lugar de reunión para todos aquellos que, como nosotros, están deseando conocer gente con la que compartir aficiones e intereses de una manera respetuosa y tolerante. Se construye, además, como un foro de reflexión para ayudar a arrojar luz sobre la recién nacida teoría del videojuego desde configuraciones más diversas y enriquecedoras, como la teoría de género y otras perspectivas LGTB+.

En Gaymer.es entendemos el videojuego no sólo como un artefacto del mundo del entretenimiento, sino también como un acto comunicativo, enunciativo y narrativo completo, que merece por tanto ser sometido a un análisis concreto en términos menos lúdicos, y más discursivos. Y estamos aquí, entre otras cosas, para ayudarnos los unos a los otros en la apasionante tarea de dar forma a este análisis, y convertir el videojuego en un universo más abierto, más rico, más diverso y más tolerante; para poder sentirnos orgullosos cuando echemos la vista atrás y veamos a nuestros hijos, sobrinos y nietos ser partícipes de un proyecto basado en estos ideales, y utilizar el videojuego también como esa herramienta social que nos permite aprender a situarnos en el mundo, y a poner en práctica estos valores fuera del universo pixelado que tanto nos gusta habitar.

GaymerX, un proyecto similar con sede en San Francisco, se consolida ya este año como uno de los principales eventos de la comunidad gamer estadounidense. Desde 2013 organizan en diferentes ciudades de Norteamérica un evento anual de profunda repercusión que aglutina a las personalidades más importantes del panorama gaymer para debatir y reflexionar en torno a la temática LGTB+ aplicada a los videojuegos y el mundo geek. ¿Por qué algo así no iba a funcionar en el caso hispanoparlante? Somos ambiciosos, pero no somos tantos, ni disponemos de tantos recursos. Os ofrecemos lo que tenemos, y deseamos con fervor que seamos nosotros, las personas y no tanto los medios, los que levantemos esta comunidad y la convirtamos en un estandarte reconocible que nos represente a todos y cada uno de los participantes no tanto como una agrupación homogénea, sino dentro de nuestra propia diversidad.

Al igual que su análogo estadounidense, Gaymer.es no se define como un espacio excluyente, discriminatorio o segregador, ni como un mecanismo para la creación de un gueto. Todo lo contrario. Somos una comunidad inclusiva en la que todas las opiniones y puntos de vista, dentro del respeto, la educación y las ganas de construir, son bienvenidos. Creemos en la importancia de la diversidad de las personas que formen parte de este proyecto, y nos gustaría contar entre nuestras filas con todo tipo de personas, independientemente de su sexo, raza, edad, orientación sexual, creencias religiosas u opiniones políticas. La diversidad se encuentra en cada uno de nosotros, y no sólo en los que somos considerados diferentes.

Si todo lo que has leído te suena justo y apetecible, te invitamos encarecidamente a participar.

Y así, más concienciados que nunca de la importancia de esta labor, y con la firme voluntad de haceros pasar muy buenos ratos, nos despedimos proclamando una nueva era en el panorama Gaymer hispanoparlante.

¡Muchas gracias!