Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hoy sale al mercado Mass Effect: Andromeda (a partir de ahora ME:A). Para muchxs, esta ha sido una larga y ardua espera desde que este proyecto empezó a gestarse. Sin embargo, ME:A, llega cargado de polémica en torno a sus animaciones, falta de diversidad LGTB+, modelos femeninos… Haremos un repaso rápido para que todo el mundo esté al tanto de todo lo que ha ocurrido alrededor a este videojuego en los últimos meses. Es posible que hablemos sobre algún que otro SPOILER MENOR en torno a las opciones de romance, sin embargo, no hablaremos sobre la trama o sobre misiones secundarias.

Polémica en torno a los personajes femeninos: “las feminazis y los SJW toman Bioware, sálvese quién pueda”

Junto con las primeras imágenes de la heroína del juego y su escuadrón llegaron las primeras críticas. Podríamos parar a analizar todas y cada una de ellas, pero es mucho más cómodo resumirlas en una sola frase: “al público de hombres heterosexuales no le gustan las mujeres que aparecen en el videojuego”. Esto no quiere decir que al resto les encanten; a cada unx le puede gustar más o menos un tipo de físico. Los deseos y gustos estéticos del público nunca deberían serán el problema, pero tampoco son la solución. ¿Esto qué quiere decir? Pues que un personaje que responda a mis gustos estéticos/sexuales no hace que el juego sea mejor que otros.

Nuestra protagonista

¿El videojuego tiene que agradarme siempre en todos los sentidos? Supongamos que sí, que es su misión. Entonces yo, como hombre cisgénero homosexual, podría pedir que todos los hombres del juego fueran extremadamente atractivos (según mis estándares, claro) y que fueran semi desnudos con grandes paquetes. Cualquiera podría responderme entonces: “no, pero es que eso no es lo que le gusta a la mayoría de la comunidad gamer; las empresas tienen que hacer que el juego se venda, por eso deberían agradar al mayor número de consumidores, en este caso a los hombres heterosexuales”. Estos hombre heterosexual se posicionan entonces como los salvadores de las empresas de videojuegos, recomendando cómo tienen que hacer su trabajo para vender más. Y no, lo que en realidad están pidiendo es que las mujeres del juego les gusten más, lo que piden es que usemos a las mujeres como reclamo para que un juego se venda, lo que estamos haciendo es sexualizar a las mujeres y exponerlas como en una charcutería.

Por supuesto que puede y debe haber mujeres sexys, pero no todas y cada una de ellas tienen que plegarse al mismo patrón sólo porque un hombre o varios hombres lo pidan. Todxs hemos conocido este perfil de gamer, personas que usan el término SJW (social justice warrior) en cualquier momento como una manera de descalificar y acabar con discusiones incómodas. En resumen, gente que no es capaz de aceptar que la industria del videojuego está cambiando y que los personajes son cada vez más diversos.

Diversidad LGTB+

ME:A tiene una gran tara en cuanto a representación LGTB+ se refiere, parece que les cuesta mucho trabajo meter a personajes gays en el equipo. Por el momento, sabemos que la asari PeeBee es bisexual y parece que Vetra podría serlo también aunque no hay pruebas visibles (es probable que salgamos de dudas en unas horas). Sin embargo, hablo en nombre de los hombres homosexuales y bisexuales cuando digo, ¿no tenemos la opción de tener un romance con algún chico? Sí, tenemos dos opciones pero ninguna de ellas son personajes jugables. El primero será Gil, un chico que es parte de la tripulación de nuestra nave y el otro es Reyes, un hombre bastante involucrado en la trama principal.

Al no tratarse de miembros del grupo que podemos llevar a misiones, estos personajes no tienen tanto diálogo como el resto. Cierto es que en otros juegos como Dragon Age: Inquisition, personajes no jugables (NPC) como Leliana o Cullen tenían bastante diálogo, pero puede que no sea el caso de ME:A si repite los mismos patrones que en ME3.

Tendremos la opción de mantener una relación con GIl.

Cuando limitan las opciones de romance entre hombres a personajes no jugables están limitando también el contenido LGTB+. Pero estas limitaciones a veces van más allá.

Fijémonos en  la escena de romance entre Cora (nuestra compañera biótica) y nuestro protagonista. Ella y él están completamente desnudxs y aunque no se ven genitales, hay movimiento pélvico, gemidos… es una escena de sexo. Sin embargo, si comparamos las escenas de sexo gay o cualquier otra escena sexual que no implique dos seres humanos o asaris lo único que vemos es que la pantalla se desvanece y cuando la imagen vuelve nuestros tortolitos están vestidxs o desnudos de cintura para arriba.

Después de años de desarrollo, todavía les cuesta mostrar a dos hombres desnudos pero no dudan en cuidar hasta el último detalle de la escena sexual heterosexual entre el protagonista y una compañera del grupo. Lo más parecido que obtiene la comunidad LGTB+ es una escena entre la asari PeeBee y nuestra protagonista femenina, que no deja de ser un calco de la escena heterosexual entre ella y nuestro protagonista masculino y no supone un trabajo técnico extra.

Cora y Scott comparten un momento íntimo después de una noche de pasión.

En resumen, la comunidad LGTB+ tiene representación en el juego pero es evidente que no han destinado los mismos recursos a todos los personajes y que se han centrado en darle mayor calidad a las relaciones heterosexuales. Y esto, viniendo de Bioware, es decepcionante. La compañía nos ha dado muchas alegrías y a día de hoy es una de las pocas compañías que se atreven a incluir a personajes de nuestra comunidad, pero esperábamos algo más. Por suerte, están al tanto del descontento con este tema en concreto y tal vez nos den alguna sorpresa en las próximas semanas.

¿Un descontento universal?

Porque a pesar de que la principal escena heterosexual del juego está hecha con mucho mimo y el resultado es bueno, el resto de las animaciones han sufrido unas críticas feroces, sobre todo las expresiones faciales de algunos personajes.

Toda esta controversia empezó a principios de año con los primeros trailers del juego. Lxs fans de la saga criticaron que lxs protagonistas mostraban pocas emociones, que eran más bien fríxs. Bioware dijo que esto mejoraría con el tiempo, pero el juego ya ha salido al mercado y no parece que existan muchas modificaciones (exceptuando algunas escenas). Aquellas personas que tuvieron acceso al juego se han estado quejando del mismo problema durante días: personajes que tienen rostros inexpresivos al hablar, movimientos extraños al caminar o maneras de relacionarse con el entorno que no desprenden naturalidad alguna. Ian Frazier, principal diseñador del equipo, ha dicho que de momento, el primer parche del juego no tiene la intención de cambiar esto.

Las animaciones faciales han sido muy criticadas.

De momento el juego ha obtenido un 75 en metacritic, pero las críticas de lxs usuarixs están siendo demoledoras. Algunas personas vuelven a echar la culpa a los SJW y a las feministas de la falta de calidad de algunas animaciones y esto nos lleva a la última y más importante polémica relacionada con ME:A.

El germen del gamergate vuelve

No hay nada más valiente que la ignorancia. Esto se nos pasa por la cabeza cuando vemos que un fenómeno tan desagradable como el Gamergate vuelve una vez más. La víctima no es otra que Allie Rose-Marie Leost, que trabajó en el equipo de Electronic Arts, una mujer que no está relacionada en absoluto el desarrollo de ME:A. ¿Cómo puede ser que una persona acabe sufriendo acoso digital machista sin tener nada que ver con el producto? Pues esto es posible gracias al trabajo de un lobby que se dedica a la caza de brujas en pleno siglo XXI.

Todo empezó cuando Leost fue declarada culpable por los problemas de las animaciones del juego por una web de ultraderecha, propiedad de Ralph Retort y relacionada con el fenómeno Gamergate. Retort ya ha realizado acciones similares contra otras mujeres de la industria del videojuego, pero esto no le ha impedido empezar con una nueva campaña de odio. Todo esto se habría quedado en un intercambio de falsas acusaciones si no fuese porque varias personas han continuado con esta campaña de acoso y derribo hacia Leost. La situación ha hecho que el director general de Bioware, Aaryn Flynn, haya salido en defensa de Leost diciendo que el videojuego puede ser criticado, pero que en ningún caso se puede atacar a una persona.

Retort y otras personas han seguido criticando el videojuego desde un punto de vista completa y absolutamente machista, diciendo cosas como que Flynn ha mentido respecto a la implicación de Leost o incluso que esta última realizó favores sexuales para entrar a trabajar en la compañía.

Algunos de los comentarios sobre el juego.

La polémica está servida.

Cuando el primer Mass effect salió al mercado pudimos ver como en muchos lugares el juego fue censurado por su contenido sexual; años después la polémica no parece despegarse de la compañía. Críticas de todo tipo y de diferentes sectores de la sociedad, parece que Bioware no está consiguiendo hacer feliz a todo el mundo. Es posible que todo esto hará que la compañía tenga que plantearse ciertas cosas. De momento muchas preguntas se quedan en el aire, ¿bajarán las ventas del juego?, ¿intentará la compañía hacer algo para remediar todo esto? En Gaymer.es estaremos atentxs a todas las noticias relacionadas con ME:A.

¿Qué hay en el horizonte para la compañía?
Imagen de perfil de Alex Red-Miau

Alex Red-Miau

Druida de la zarpa gatuna de día, kendoka de rango Neko Shogun de noche, a las 12 me pego un tiro y salvo Japón de las sombras mientras tú pestañeas.
Imagen de perfil de Alex Red-Miau
Foros Mass Effect: Andromeda, la polémica no abandona la galaxia

Debes estar registrado para responder a este debate.