Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Después de Broforce, el magnífico homenaje al cine de acción de los 80 y 90, el estudio Free Lives lanza otro juego que basa su premisa en otra obsesión también muy masculina: los penes. Genital Jousting nació en una game jam donde se trataba la temática del consentimiento hace más de un año. Hoy tenemos su versión early access en Steam, un videojuego multijugador local (y online) que ha causado bastante revuelo debido a su temática.

La premisa es sencilla, cada jugador maneja un simpático pene con testículos, que además tiene un conveniente orificio en su parte posterior. Comienza el juego y todos los jugadores deben darse caza uniendo su agujero y falo como loco, algo así como un verano en Sitges (o eso me han contado). En cada ronda, si conseguimos penetrar a otro jugador (o autopenetrarnos si somos hábiles) ganaremos un punto. Si conseguimos ser penetrados por un jugador, recibimos otro punto.

Al final de cada ronda, los que consigan hacer puntos irán creciendo, lo que les pondrá más cerca de la victoria pero al mismo tiempo les afectará negativamente en su maniobrabilidad (porque ya se sabe, aunque al final gane la más grande, siempre es mejor pequeña y juguetona).

Siendo sinceros, sus mecánicas básicas generan una dinámica de juego bastante simplista donde la toma de decisiones es bastante escasa. En la práctica, viene a ser como el clásico juego de las sillas que jugábamos en los cumpleaños y comuniones, la diferencia es que además de buscar un falo en el que sentarse, también tienes que buscar unas posaderas en las que alojar tu miembro.

Bien es cierto que Genital Jousting cuenta además con un modo party en el que se van pasando por varios minijuegos. Por un lado habrá variantes del original donde entran en juego obstáculos como cactus o hielo. Por otro, habrá otros minijuegos de hacer carreras, wrestling o un bonito homenaje jugable a todos los power-bottom del mundo donde ganan los dos primeros en insertarse un vibrador doble.

Con todo, los minijuegos son muy poco inspirados y no terminan de explotar la mecánica general, reduciendo toda experiencia a un constante empuje y forcejeo de penes sin ningún tipo de interés.

Esperemos que a futuro inserten otros minijuegos más interesantes, aunque sigo echando en falta una mayor complejidad en las mecánicas principales. Acciones como eyacular, cambiar de tamaño o tener que dejar de moverse en un momento dado para relajarse y ser penetrado son mecánicas sexuales que no se han visto reflejadas y bien podrían aportar mucho a la jugabilidad sin resentir necesariamente la jugabilidad e inmediatez que ofrece el título.

Por este motivo, considero que el juego de Free Lives plantea (a día de hoy) un gameplay tan escaso como su discurso. Genital Jousting es divertido simplemente porque los chistes de penes son divertidos. Si un pene es grande, es pequeño, si estamos en un campamento, en un río de agua helada, en unas duchas compartidas… siempre es motivo de risas. No hay demasiado mérito en hacer un juego divertido sobre penes, aunque admiro su tono de humor y su estética tan acertada. No cae en la broma de mal gusto pero tampoco consigue ser la hábil sátira hacia la masculinidad que me habría gustado que fuera. Es lo que tienen a veces los genitales masculinos, que cuando nos ponemos a jugar con ellos pueden llegar a decepcionarnos.

En definitiva, Genital Jousting es un juego de rápido consumo, está más cerca de party games de una tarde como son Sportsfriend o Starwhal que de grandes juegos multijugador como Towerfall, Videoball o el imprescindible Ultimate Chicken Horse. Con el tiempo y muchas mejoras quizá pueda darnos una o dos tardes de risas con amigos, y su precio de salida es bastante atractivo y razonable. Esperemos que ésta “arriesgada” propuesta sirva para dar luz verde a otros juegos de temática similar que traten el sexo sin tapujos.

Imagen de perfil de Mikel Calvo

Mikel Calvo

Game Designer made in Bilbao. Utiliza las mecánicas de juego a veces como un artesano y a veces como un alquimista. Actualmente mantiene una relación abierta con su gato.
Imagen de perfil de Mikel Calvo

Hacer Comentario