Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Transcripción íntegra de la entrevista a Carles Salas con motivo del lanzamiento de Drakenlords, un juego de combate con cartas gratuíto para dispositivos IOS y Android. Carles es game designer en el estudio londinense Everguild, y cuenta con una amplia trayectoria en la creación de videojuegos. Además, se declara abiertamente bisexual, y ha venido a Gaymer.es a contarnos cómo se vive su condición LGTB+ en el mundo del desarrollo de videojuegos.

En primer lugar, bienvenido a nuestra casa, y muchas gracias por concedernos esta entrevista. Aprovecha para presentarte y contarnos un poco a qué te dedicas.

¡Encantado! Soy Carles Salas, game designer y guionista en Everguild. Mi día a día es el sueño hecho realidad que tenemos muchos cuando imaginamos cómo es hacer videojuegos. Escribo historias, diseño mecánicas para la próxima boss fight, grabo sonidos para un nuevo hechizo explosivo…

Desde Everguild estáis a punto de presentar vuestro primer juego, Drakenlords, un CCG con muy buena pinta. ¿Por qué no podemos perdernos la oportunidad de jugarlo?

Porque no nos da miedo sacar un juego hardcore para móvil, y porque damos algo que la inmensa mayoría de juegos de cartas ignora: ¡un modo campaña! Tener horas de contenido para un jugador anima a todo el mundo, incluso a los recién llegados al género, a atreverse a explorar la profundidad táctica del juego mientras te sientes como si jugaras a un RPG de fantasía con cartas.

¿Es Drakenlords un juego combate con cartas al uso, o hay algun aspecto que lo diferencie del resto?

Una diferencia vital es que tus personajes jugables tienen un árbol de habilidades activas y pasivas. Esto te permite potenciar aspectos de tu mazo, multiplicar el número de estrategias viables y hacer un meta más impredecible.

¿Podremos disfrutar de eventos que animen periódicamente la jugabilidad?

Sí. Sacar eventos y cartas nuevas con regularidad es parte del valor de Drakenlords. Cuando no es un evento especial como el que hicimos para Halloween es una nueva aventura para un jugador, o nuevos mazos preconstruidos para el modo de Arena, o una nueva expansión de cartas, o un concurso para conseguir cartas promocionales super raras. No podemos parar de crear.

Ya sabéis lo que nos gusta en Gaymer.es, y no podíamos dejar de preguntarlo. Pese a que Drakenlords hace más hincapié en el aspecto estratégico que en el narrativo, ¿habéis tratado de alguna forma la representación de minorías, por ejemplo, en cuanto al género, raza, orientación sexual, etc.?

Yo soy una carta dentro del juego, un vampiro con mi apodo, Quele. Es decir, al menos un personaje dentro del universo de Drakenlords es canónicamente bisexual. ¡Nunca es tarde para dar un poquito más de bisibilidad!

Donde hemos hecho más hincapié ha sido en cuanto a género. Hemos huido de la hiper-sexualización femenina como cebo visual. Isabel Tallos, la directora de arte y cofundadora de Everguild, ha hecho ilustraciones de mujeres preciosas, desde luego (¡y una abuela orca!), pero no verás chicas con pechos gigantes y semi desnudas.

Everguild es un estudio con sede en Londres. ¿De dónde surge la idea de afincarse allí? ¿Ofrece la industria del videojuego británica más facilidades que la española?

Ahora mismo, si te dedicas a videojuegos, el Reino Unido pone más facilidades para crear empresa y conseguir financiación. Pero soy optimista con el panorama ibérico. Cada vez que vuelvo a Barcelona veo la comunidad indie creciendo sin parar, estudios extranjeros abriendo sedes aquí y estudios locales compitiendo mano a mano con los más grandes.

Ya desde lo personal, cuéntanos un poco tu experiencia como desarrollador. Tienes un amplio historial de proyectos como Game Designer en diversos estudios internacionales. ¿Cuál ha sido el proyecto más satisfactorio en el que te has embarcado?

¡Drakenlords, sin duda! Desde mi primer proyecto no he trabajado en un juego que juegue por placer cada día. Parece lo normal, pero trabajar en un juego que te guste y que no te aburra jugarlo tú mismo antes de mitad del desarrollo es un milagro.

En alguna ocasión te has declarado abiertamente bisexual, y nos encanta ver cómo los perfiles LGTB+ también tenemos papeles fundamentales no sólo en el disfrute, sino también en la creación de videojuegos. ¿Como valoras la representación del colectivo en el sector? ¿Alguna anécdota que atesores en este sentido?

En mi experiencia, Europa es un buen sitio para ser LGTB+ y trabajar en videojuegos –aunque si eres mujer aún hay muuucho trabajo que hacer, pero salimos mejor parados en Europa aún. Se nota que gente de nuevas generaciones, más informadas, está tomando cargos con poder de decisión. Se está asentando una cultura de aceptación genuina donde tu orientación sexual es irrelevante y lo que cuenta es tu talento. Para mí, que pasé por una etapa activista muy en primera línea, aún me asombra que no hayan pasado ni diez años y ya exista una dinámica laboral donde ni siquiera necesitas enfatizar tu perfil como LGBT+. Apenas te encuentras gente cegada por prejuicios; no tienes que andar explicando que tal o cual expresión puede ser ofensiva; no tienes que temer hablar de tu pareja del mismo sexo si viene a cuento.

¿Crees que tu condición LGTB+ te ha supuesto dificultades en algún momento de tu carrera profesional, o al contrario, te ha beneficiado? ¿Crees que existe una relación entre estos dos aspectos, o son circunstancias independientes?

Quiero pensar que el mundo no es tan terrible como a veces nos parece, que no ha sido mera suerte el hecho que nunca he tenido un problema profesional por ser bi o estar casado con un hombre.

La única situación inusual que he vivido al respecto me pasó cuando llegué a Londres. Por ese entonces Londres el matrimonio homosexual aún no era legal en Reino Unido. Cada vez que iba a una entrevista de trabajo me preguntaban: “¿Y qué te hizo dejar Barcelona?”. Yo les contaba que mi marido había encontrado un trabajo genial y nos habíamos venido a Londres juntos. Entonces había una pausa y veía un momento pánico en su mirada.  “Tu… ¿Marido?”, preguntaban, con mucha cautela y una nota de confusión. Era tenso y a la vez un poco ridículo tener que explicar, en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, que vienes de un sitio donde el matrimonio homosexual es legal desde 2005. Desde 2013, cuando se legalizó en Reino Unido, ya no me ha vuelto a pasar.

De nuevo muchas gracias por tu participación. Os deseamos todo lo mejor para Drakenlords, que en la redacción ya lo estamos jugando como locxs.

¡A vosotrxs! ¡Nos vemos en la Arena!

Imagen de perfil de Jorge González Sánchez

Jorge González Sánchez

Soy arquitecto, pero deserté. Ahora desarollo videojuegos y escribo sandeces sobre género. Utilizo el Metro de Madrid como espacio de ocio y distensión, fluctuando entre la ciencia ficción clásica y la Nintendo 3DS. También hago listas de Spotify la mar de entretenidas. Perdonad si no me explico bien, en Grindr suelo dejar este campo en blanco.
Imagen de perfil de Jorge González Sánchez

Hacer Comentario